Se frena la negociación y EE.UU. se encamina al abismo fiscal

Así lo advirtió el líder demócrata del Senado; convocan a una sesión en la Cámara de Representantes pasado mañana para hacer el último intento
(0)
28 de diciembre de 2012  

WASHINGTON.- Las negociaciones de última hora fracasan una y otra vez, y Estados Unidos parece encaminarse la próxima semana hacia el temido "abismo fiscal" .

"Es hacia allí adonde vamos", dijo Harry Reid, líder demócrata en el Senado, en referencia al masivo recorte de gastos y alza de impuestos que entrarán en vigor automáticamente a partir del 1º de enero en caso de no mediar un acuerdo en el Congreso entre republicanos y demócratas .

En medio de esta parálisis, la Cámara de Representantes convocó a una última reunión extraordinaria para el próximo domingo 30, según anunció ayer el líder de la mayoría republicano en la Cámara baja, Eric Cantor. Será la última chance de alcanzar un acuerdo .

Ayer hubo versiones de que el presidente Barack Obama, que regresó de Hawai a Washington de forma anticipada de sus vacaciones, haría una nueva propuesta a los republicanos. Pero luego Casa Blanca descartó totalmente esa posibilidad.

Está previsto que Obama reciba en la Casa Blanca a los líderes parlamentarios de ambos partidos para intentar convencerlos de llegar a un acuerdo a tiempo. "Mucho depende de la reunión que se realizará mañana entre el presidente y los líderes, y si eso terminará en una propuesta", dijo el senador demócrata Dick Durbin a la agencia Bloomberg.

El principal desacuerdo en las negociaciones entre ambos partidos es el tema impositivo, ya que los republicanos se oponen a las subas de tasas a los más ricos propuestas por el presidente.

Si no hay un acuerdo, el primer día de 2013 entrará en vigor entonces una suba generalizada de impuestos para todos los norteamericanos como consecuencia del vencimiento de las exenciones aprobadas hace una década durante la presidencia de George W. Bush.

También comenzará a regir un plan que incluye amplios recortes del gasto público, que habían sido acordados por el Congreso en el verano de 2011 como mecanismo de presión para forzar un acuerdo bipartidista, que nunca llegó, sobre la reducción del déficit presupuestario y la deuda. Los analistas alertan de que este abrupto ajuste de impuestos y gastos, llamado "abismo fiscal", podría devolver a Estados Unidos a la recesión en el momento más inoportuno, cuando su economía todavía se está recuperando con lentitud de la grave crisis de 2008.

El senador Reid pidió ayer a los republicanos, que tienen la mayoría en la Cámara de Representantes, que respalden un proyecto de ley del Senado que extiende los beneficios tributarios para la mayoría de las familias norteamericanas, salvo para aquellas que ganan más de 250.000 dólares al año.

Pero Reid dijo que la Cámara baja "opera bajo la dictadura de su líder, que no permite que la amplia mayoría de la Cámara obtenga lo que quiere", refiriéndose a la manera en que el republicano John Boehner dirige el cuerpo legislativo.

Y recordó que la propuesta de Boehner para evitar el abismo fiscal concluyó en una verdadera "debacle". El plan de Boehner, llamado "Plan B", elevaba los impuestos sólo a los norteamericanos que ganan más de un millón de dólares al año. Pero la oposición dentro de su propio partido obligó al republicano a cancelar la votación.

Reid acusó también a Boehner de trabar todas las iniciativas demócratas e intentar mostrarse como hombre fuerte a la espera del 3 de enero, para buscar su propia reelección como presidente de la cámara.

"John Boehner parece preocuparse más sobre mantener su presidencia de la Cámara baja que de mantener al país en un buen pie financiero", declaró Reid.

Los comentarios pesimistas de Reid hicieron caer ayer las bolsas mundiales, el euro y las acciones de Estados Unidos. Además, la confianza del consumidor cayó en diciembre al mínimo de los últimos cuatro meses debido a que la crisis de presupuesto borró lo que había sido una creciente sensación de optimismo sobre la economía, mostró un reporte divulgado ayer.

"La gente está oyendo eso [del abismo] y eso impacta negativamente en la confianza y el sentimiento de los inversores, incluso las ventas por las fiestas de fin de año", dijo Todd Schoenberger, de Landcolt Capital en Nueva York.

En tanto, un sondeo difundido ayer por Reuters reveló que los norteamericanos culpan más a los republicanos que a los demócratas por el estancamiento del diálogo.

Otra batalla que se avecina a fines de enero o comienzos de febrero es el aumento del techo de la deuda, que pone un límite a la cantidad de dinero que el gobierno de Estados Unidos puede pedir prestado para pagar su deuda y que puede ser elevado sólo con la aprobación del Congreso.

Los líderes republicanos en el Congreso dijeron que insistirán en más recortes al presupuesto como una condición para elevar el techo de la deuda. Por el momento se tomarán medidas extraordinarias para crear un margen de unos 200.000 millones de dólares, para evitar caer en el incumplimiento de obligaciones legales.

Inquietud por un ex presidente

El ex líder republicano está en terapia intensiva

George H. W. Bush

Ex presidente de EE.UU.

Parte Médico

  • TERAPIA INTENSIVA

    Bush, de 88 años, fue internado el 23 de noviembre por una bronquitis. Los médicos habían estipulado que iba a poder regresar a su casa para la Navidad, pero terminó siendo derivado a una unidad de terapia intensiva con "pronóstico reservado".
  • EVOLUCIÓN

    Existe un cauto optimismo sobre el actual tratamiento que afronta el ex presidente norteamericano, que está alerta, conversando con los médicos y rodeado por su familia.
  • PARKINSON

    Bush sufre Parkinson en la mitad inferior de su cuerpo, lo que le causa pérdida del equilibrio y lleva más de un año en silla de ruedas.
  • Del editor : cómo sigue .

    Cuando los representantes se junten el domingo, tendrán 30 horas para llegar a un acuerdo. Parece poco dados los avances vistos hasta ahora.

    Agencias AP, DPA y Reuters

    ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.