Se hizo una prueba de ADN en busca de su padre biológico pero encontró una hija

Wood quiso hacerse un análisis de ADN para encontrar a su padre, pero su gracias al estudio su hija terminó encontrándolo a él. Su padre resultó ser un asesino.
Wood quiso hacerse un análisis de ADN para encontrar a su padre, pero su gracias al estudio su hija terminó encontrándolo a él. Su padre resultó ser un asesino. Crédito: Recorte de pantalla
(0)
16 de febrero de 2019  • 12:47

IRVINE, Estados Unidos-. Ted Wood, un abogado de Sacramento, California , se inscribió en Ancestry, una empresa dedicada a encontrar los parientes de sus clientes a través de un estudio de ADN, en 2013, con la esperanza de encontrar a su padre.

Wood, de 50 años, había conocido a su madre biológica en la década de 1990, una mujer que lo dio en adopción después de quedar embarazada en la escuela secundaria. Pero su padre biológico aparentemente había desaparecido.

Ted Wood tiene 50 años y vive en California
Ted Wood tiene 50 años y vive en California

Escupió en un frasco y se lo envió a Ancestry. El hombre, casado y con tres hijos, no sabía que un número creciente de personas utilizaba kits comerciales de prueba de ADN para establecer un tipo diferente de conexión: personas concebidas con esperma donado que querían conocer quiénes son sus donantes.

Wood había donado esperma cuando era estudiante universitario. Fue una manera rápida de ganar 100 dólares en una tarde, y la clínica prometió el anonimato de los donantes. Cuando se inscribió en Ancestry, casi tres décadas después, en busca de su padre biológico, se había olvidado por completo de ese momento.

Encontró algunos parientes lejanos en el sitio a lo largo de los años, y cuando Ancestry le notificó en abril de 2018 una nueva conexión en la base de datos, pensó que era otro primo lejano.

Pero esta vez, el mensaje era diferente: el test indicaba que tenía una hija que ni siquiera sabía que existía. "Fue una especie de shock sentado en mi escritorio", dijo Wood. Aturdido y seguro de que hubo un error, Wood no respondió.

La hija

Mientras tanto, en Arlington, Texas, Melissa Daniels, de 27 años, se estaba poniendo nerviosa.

Daniels había descubierto cuando era adolescente que su madre la concibió usando un donante de esperma. Después de preguntarse durante años sobre su identidad, Daniels se unió a Ancestry la primavera pasada. Un mes después, recibió una notificación de que Wood era casi seguramente su padre biológico.

Ella le envió un mensaje: le decía que esperaba que no lo molestara, pero quería agradecerle la donación que había hecho hacía tantos años. Ella no recibió respuesta. Así que envió otro mensaje, con más detalles sobre sí misma.

"Sentí la urgencia de enviarle un mensaje porque no sabía nada de él ni de cómo era, si esperaba que lo encontrara algún descendiente o lo que estaba pasando", dijo Daniels, profesora de inglés y madre de dos niños pequeños. Y agregó: "Me asusté un poco".

El padre que crió a Daniels murió cuando ella tenía 7 años. Su madre le contó que él no había sido su padre biológioco a los 14. "Fue desgarrador", dijo Daniels.

"Solo necesitaba respuestas, la confirmación de que estaba concebido por el donante", decía la mujer.

Después de que ella se acercó a Wood, pasaron días que parecían semanas.

Finalmente, después de que un incrédulo Wood le contó a su esposa acerca de los mensajes, refelxionó con más calma, volvió a leer los mensajes de Daniels y le respondió.

Inicialmente, Wood y Daniels solo compartían detalles biográficos básicos: él dudaba y ella estaba nerviosa. Pero sus intercambios pronto se avanzaron, ya que descubrieron opiniones compartidas sobre todo, desde política hasta Monty Python. Comenzaron a hablar de reunirse en persona, pero la vida no les daba tiempo y vivían lejos.

Daniels con sus hermanastras, las hijas de Wood
Daniels con sus hermanastras, las hijas de Wood Crédito: Recorte de video

Su reunión fue una de las cientos que se han llevado a cabo en todo el país en los últimos años, ya que las pruebas de ADN exponen las conexiones entre personas que esperaban permanecer en el anonimato. En los vestíbulos de los hoteles, en los cafés o en las casas de cada uno, los donantes de esperma se están reuniendo cara a cara con sus hijos biológicos. Estas reuniones pueden ser difíciles o naturales, o, quizás, más a menudo, una combinación de ambas.

El encuentro

En un día soleado en enero mientras Daniels esperaba ansiosa en el vestíbulo de un hotel Embassy Suites en Irvine, California se preguntaba cómo saludar al hombre que le había dado su ADN. ¿Un abrazo adelantado? ¿un apretón de manos formal? A su lado había dos "hermanastras" que había encontrado a través de 23andMe, chicas de 20 años, que también iban a conocer a Wood, su padre biológico, por primera vez.

Wood y su familia llegaron juntos por el ascensor. Su esposa Susan, y dos de sus hijos, Ethan, de 14 años, y Olivia, de 7. La chica extendió su mano con dos dibujos adornados con un arco iris que había hecho para sus tres nuevos hermanos; después de crecer con dos hermanos mayores del matrimonio anterior de Wood. Estaba emocionada de tener hermanas.

Daniels y Wood se abrazaron. "Bienvenido", dijo con gusto.

El grupo se acomodó en los sillones del vestíbulo del hotel, y por un momento, todos se miraron el uno al otro. Susan Wood rompió el silencio al decirle a las mujeres a quiénes más se parecían en la familia. Daniels dijo que ella se parecía más a Wood.

Daniels estaba emocionada. Conocer a Wood era "realmente bueno y un poco loco" para ella.

"Ahora puedo verme un poco diferente", dijo. "Mi cara tiene un poco más de sentido. Veo de dónde viene esto o de dónde viene ", comentaba sin salir de su asombro.

Por su lado Wood nunca pudo encontrar a su padre, por el contrario se enteró de su lado más oscuro. Después de dejar embarazada a la madre biológica de Wood, Gray se fue a la universidad y luego se casó con una mujer diferente, de la que luego se divorció. Luego comenzó a salir con un hombre. Los dos se mudaron juntos en Houston, y una noche en 1982, se metieron en una pelea acalorada en donde Gray, que tenía 33 años, le disparó al hombre y luego se suicidó.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.