Se intensifica la ofensiva en Gaza mientras se negocia una tregua

Al borde de la guerra, aumentan los ataques entre Israel y Hamas; Netanyahu advirtió que el ejército está listo para "extender las operaciones"
(0)
19 de noviembre de 2012  • 17:56

JERUSALEN.- La paz parece cada vez más lejana en la asediada Gaza, a pesar de los esfuerzos internacionales para lograr una tregua. Ruido de sirenas y misiles que cruzan de un lado a otro de la frontera sigue siendo el escenario reinante en el sexto día del enfrentamiento en la Franja de Gaza.

Como consecuencia de la incesante caída de misiles desde Gaza, Israel volvió a intensificar en las últimas horas su ofensiva en el marco de la Operación Pilar Defensivo. En ese sentido, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, advirtió que su país está listo para ampliar las operaciones en caso de ser necesario.

El Ejército israelí confirmó en un comunicado haber atacado alrededor de 80 "sitios terroristas" durante la noche, incluidos varios lugares de lanzamiento de cohetes, túneles usados por las milicias, bases de entrenamiento de éstas y a "varias unidades terroristas que se preparaban para disparar cohetes a Israel". "Las Fuerzas de Defensa de Israel también han atacado edificios de operativos terroristas de alto nivel, utilizados como puestos de comando y almacenes de armas", explicó el ejército en un comunicado, en el que además añade que la Fuerza Aérea y la Marina atacaron también "varios cuarteles generales de la Policía a lo largo y ancho de Gaza".

En Gaza capital se escucharon varios bombardeos nocturnos, aunque menos que las noches anteriores, y el ruido constante de los aviones no tripulados israelíes sobre el enclave palestino. Según testigos, la aviación israelí atacó propiedades de funcionarios de Hamas de alto rango en la ciudad de Jan Yunis, en el sur de Gaza, y en el campo de refugiados de Al Bureij, en Gaza capital, así como distintos objetivos en el norte del territorio.

El procedimiento habitual en los últimos días, aseguran testigos en la zona, es que la aviación israelí lance un misil de aviso, que no provoca heridos y, poco después, cuando la gente ha podido evacuar la zona, los aviones bombardean repetidamente la vivienda.

"Estamos infligiendo a Hamas un duro precio. Las fuerzas armadas atacaron mil objetivos terroristas y continúan con sus actividades; están listas para extender las operaciones de manera significativa", advirtió el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, tras una reunión del consejo de ministros.

Con 75.000 reservistas movilizados por Israel, un ataque terrestre sigue siendo más que probable. En fila, decenas de tanques y blindados listos para transportar tropas se encuentran emplazados en el borde de la frontera sur de Israel con la Franja de Gaza, a la espera de una orden.

La violencia estalló el miércoles de la semana última después de que Israel mató al jefe militar de Hamas, Ahmed al-Jabari, en represalia por el continuo lanzamiento de cohetes desde Gaza hacia el sur del Estado hebreo.

El Ejército israelí ha llevado a cabo más de 1350 ataques contra objetivos en Gaza en lo que va de la ofensiva, según sus propios datos, mientras que las milicias han lanzado más de 1000 cohetes contra Israel, uno de los cuales acabó el jueves pasado con la vida de tres israelíes.

Negociaciones en Egipto

Mientras tanto, la diplomacia internacional seguía trabajando en El Cairo para lograr un cese del fuego. En este marco, parece cada vez más crucial la mediación emprendida por el presidente egipcio, Mohammed Morsi, de los Hermanos Musulmanes, que no excluyó que pueda alcanzarse una tregua.

Izzat Risheq, ayudante del jefe de Hamas, Khaled Meshaal, escribió en Facebook que Hamas entraría en una tregua sólo después de que Israel "detenga su agresión, ponga fin a su política de asesinatos selectivos y levante el bloqueo de Gaza".

Enumerando los términos de Israel, el viceprimer ministro Moshe Yaalon, escribió en Twitter: "Si hay tranquilidad en el sur y los cohetes y los misiles no se disparan a los ciudadanos de Israel, ni se producen ataques terroristas dirigidos desde la Franja de Gaza, no vamos a atacar". Yaalon también dijo que Israel quería poner fin a la actividad guerrillera de Gaza en la vecina Sinaí, una península desértica donde la anarquía se extendió durante la crisis política de El Cairo.

La operación de Israel hasta el momento ha conseguido el apoyo occidental a lo que los líderes estadounidenses y europeos han llamado a su derecho a la legítima defensa frente a años de ataques a través de la frontera, pero también han ido creciendo los llamados a que se ponga fin a las hostilidades.

Cambian rutas de vuelos civiles

Las autoridades israelíes de aviación civil cambiaron las rutas de los aviones que despegan del aeropuerto internacional de Ben Gurión, próximo a Tel Aviv, a fin de evitar el disparo de cohetes desde la Franja de Gaza. Así lo informó hoy el responsable de aviación civil israelí, Guiora Rom, a la emisora del Ejército israelí, que precisó que las nuevas regulaciones están en vigor desde anteayer.

Con "las nuevas rutas aéreas no existe peligro" para los aviones comerciales, declaró Rom a la emisora israelí. De momento, no se ha informado de ninguna incidencia en el tráfico aéreo civil a causa de los ataques con cohetes desde Gaza o de la ofensiva israelí en la Franja, que hoy entró en su sexta jornada.

El brazo armado de Hamas ha disparado en los últimos días varios cohetes en dirección al denominado bloque Dan, donde se encuentra la ciudad de Tel Aviv. Por ello, ayer fue desplegada una batería del sistema anti-misiles "Cúpula de Hierro" en el área metropolitana de la urbe, que hasta la fecha ha interceptado al menos tres proyectiles en vuelo.

Agencias EFE, AFP, DPA y Reuters

La nota queda cerrada a comentarios debido a la sensibilidad del tema

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.