Se promulgó en Uganda una ley que pena la homosexualidad con cadena perpetua