Malestar social. Se propaga la ola de violencia en Londres