Se rinden combatientes de Al-Qaeda

Unos 50 integrantes de la milicia de Ben Laden se entregaron y 20 murieron en violentos enfrentamientos en la zona de Tora Bora Afirman que mensajes de radio del líder de la red terrorista fueron interceptados esta semana en la región Intensos bombardeos de la aviación norteamericana
(0)
16 de diciembre de 2001  

TORA BORA, Afganistán.- Unos 50 combatientes de la red Al-Qaeda se entregaron ayer a las fuerzas afganas y norteamericanas y otros 20 murieron en violentos enfrentamientos en las montañas del este de Afganistán, en la región de Tora Bora, donde militares norteamericanos habrían interceptado en los últimos días comunicaciones de radio del terrorista saudita Osama ben Laden.

Según un funcionario del gobierno de Washington citado por la cadena británica BBC, tras algunos exámenes se confirmó con "un grado razonable de certidumbre" que la voz escuchada era la de Ben Laden. A condición de mantener el anonimato, el funcionario agregó que los mensajes interceptados pertenecían a una radio de corto alcance, lo que refuerza las sospechas de que el terrorista todavía se hallaba en la zona de Tora Bora días atrás.

En tanto, aviones estadounidenses continuaron bombardeando los escondites de Al-Qaeda, a la vez que las fuerzas afganas aliadas lograban importantes avances sobre el terreno, según informó a la prensa el secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld.

"Las fuerzas en tierra cerca de Tora Bora avanzaron unos dos kilómetros (...) en las últimas ocho horas (...) lo que es realmente mucho en ese tipo de terreno", dijo Rumsfeld a la prensa durante una escala en Irlanda previa al inicio de una gira por países de Asia Central.

Rumsfeld y comandantes afganos indicaron que cerca de 50 combatientes de la organización Al-Qaeda (La Base) se rindieron a las fuerzas antitalibanas y a un pequeño número de comandos especiales estadounidenses, que están ahora colaborando en el asedio a las cuevas y túneles en que se oculta la milicia de Ben Laden.

En las cuevas

El funcionario norteamericano explicó que entre los integrantes de Al-Qaeda detenidos en las últimas horas "no hay dirigentes de jerarquía", pero no descartó nuevas detenciones en las próximas horas, ya que los combates se desarrollan prácticamente sin interrupciones.

Rumsfeld también indicó que efectivos de las fuerzas especiales norteamericanas lograron penetrar algunas de las cuevas y galerías en las que se supone se atrincheraron los combatientes de la red de Ben Laden.

A su vez, Said Mohammed Pahlawan, un comandante afgano que regresaba de la línea del frente en las escarpadas Montañas Blancas, límite natural entre Afganistán y Paquistán, afirmó que 20 combatientes de la red terrorista, todos chechenos, habían muerto. "Los que se rindieron tenían armas, pero los chechenos no querían rendirse", dijo.

Según funcionarios del gobierno de Washington, Ben Laden está aún en la región de Tora Bora, pero la agencia Afghan Islamic Press (AIP), con sede en Paquistán, citó anteayer fuentes cercanas al depuesto movimiento talibán que afirmaban que el terrorista ya no se encuentra allí.

Ese mismo día, el presidente norteamericano, George W. Bush, se comprometió una vez más en la capital estadounidense a capturar al terrorista: "No sé si vamos a atraparlo mañana, o en un mes, o en un año. Realmente no sé. Pero vamos a capturarlo (...) El puede esconderse por un tiempo, pero lo atraparemos".

En la ciudad de Tampa, en Florida, el general Tommy Franks, a cargo de la operación militar antiterrorista, dijo que a las milicias de Al-Qaeda se les estaban acabando las municiones, la comida y el agua. "Nosotros podemos aguantar más que ellos, y mantendremos presión en las montañas hasta que se rindan", dijo en una conferencia de prensa en su cuartel del Comando Central estadounidense.

Por su parte, infantes de la marina de Estados Unidos preparaban un campo de prisioneros en el aeropuerto de Kandahar, en el sur del país, para ubicar allí a unos 300 combatientes de Al-Qaeda que podrían rendirse o ser capturados en las montañas de Tora Bora. Comandantes estadounidenses calculan que el número de combatientes de la red terrorista atrapados en esa región oscila entre los 300 y los 1000.

Día 70 / Parte de guerra

  • Ofensiva en Tora Bora

    Cincuenta milicianos de Al-Qaeda, la red terrorista de Osama ben Laden, se entregaron a las fuerzas antitalibanas y norteamericanas. Veinte murieron en violentos enfrentamientos.
  • En las cuevas

    El secretario de Defensa norteamericano, Donald Rumsfeld, afirmó ayer que fuerzas especiales lograron ingresar en algunas cuevas y túneles donde se supone se atrincheraron combatientes de Ben Laden.
  • Campo de prisioneros

    Infantes de marina norteamericanos acondicionaban ayer el aeropuerto de Kandahar para albergar allí a 300 combatientes de Al-Qaeda que podrían ser capturados en la región de Tora Bora.
  • MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.