Según la fiscalía, Michael Jackson está al borde de la bancarrota