Señales de ruptura en el oficialismo uruguayo

Lacalle criticó el ajuste de Batlle
(0)
23 de agosto de 2001  

MONTEVIDEO.- El Partido Nacional comenzó a tomar distancia política del gobierno del presidente Jorge Batlle, aunque se mantiene en la coalición con cinco ministros sobre un total de trece carteras. El ex presidente Luis Alberto Lacalle, titular del directorio nacionalista, admitió esta semana ante sus correligionarios que no fue consultado por el equipo económico sobre el ajuste fiscal anunciado el viernes pasado, lo que deja a su partido en libertad de acción en el Congreso cuando se discuta ese proyecto de ley.

Los nacionalistas -también llamados blancos- integran el gobierno de coalición de Jorge Batlle con su tradicional adversario, el Partido Colorado, luego que en noviembre de 1999 votaran juntos en el ballottage contra el izquierdista Tabaré Vázquez.

En el partido blanco comenzaron a escucharse voces de protesta por el grado de compromiso con los colorados, porque entienden que eso los deja en desventaja para la competencia electoral de 2004. Con tres años de recesión, la alianza izquierdista Encuentro Progresista-Frente Amplio, liderada por el socialista Vázquez, capitaliza el descontento popular y lidera las encuestas de preferencias partidarias, según las cuales los blancos están terceros.

Lacalle, que gobernó entre 1990 y 1995, y en 1999 intentó volver a la presidencia, pero su partido tuvo la peor votación de la historia, tiene que hacer equilibrio entre los dirigentes que reclaman un perfil más opositor, y su compromiso con Batlle, y con las ideas liberales que ambos expresan.

A la vez que anunciaron que no votarán con los colorados la extensión del IVA a la salud, incluido en la reforma tributaria, los blancos resolvieron hacer un análisis comparativo entre los compromisos asumidos antes de formar la coalición de gobierno y lo que se ha ejecutado.

Aunque el ex ministro de economía nacionalista Ignacio De Posadas dijo anteayer que "la coalición se desfleca" por desentendimientos internos, los blancos mantienen cinco ministerios, y ni se ha mencionado la posibilidad de salir del gabinete.

Para los nacionalistas, la "toma de distancia" se dará en votaciones divididas en el Congreso y en un cuestionamiento público a medidas de Batlle, así como mediante el impulso de proyectos de ley propios.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?