Sharon lanza una aplastante ofensiva para reprimir a Hamas

El ejército israelí mató a dos líderes militares del grupo
El ejército israelí mató a dos líderes militares del grupo
(0)
25 de junio de 2002  

JERUSALEN.- Decidido a poner un fin rotundo a los ataques suicidas, el premier de Israel, Ariel Sharon, lanzó ayer una "aplastante" ofensiva contra el principal grupo islámico palestino, Hamas. La embestida comenzó con dos golpes al corazón del movimiento terrorista: dos de sus dirigentes militares murieron bajo fuego de helicópteros israelíes mientras que en Gaza el jeque Ahmed Yassin, líder espiritual de los extremistas, fue puesto bajo arresto domiciliario.

Por su parte, también Yasser Arafat fue nuevamente confinado a sus cuarteles en Ramallah, que ayer a la madrugada fueron rodeados por tanques israelíes.

"Preparamos una ofensiva militar masiva contra Hamas en la Franja de Gaza, de la cual ustedes ya vieron el anticipo esta mañana", anunció Sharon. El anticipo de la ofensiva fue la muerte de Yasser Rizaq y de Amr Kouffa, comandante y subcomandante, respectivamente, de la rama militar de Hamas en Gaza, horas antes. Ambos viajaban en un taxi con dos hermanos de Rizaq, el conductor y un adolescente en el sur de Gaza, cerca del límite con Egipto, cuando fueron alcanzados y muertos por misiles disparados por helicópteros Apache israelíes.

Al frente de las Brigadas de Ezzedin al-Qassam, Rizaq había sido el artífice del atentado que costó la vida a cuatro soldados israelíes el 9 de enero pasado. Su movimiento, Hamas, es el de mayor poder militar e influencia sobre los palestinos en los territorios y el grupo que se ha responsabilizado de mayor cantidad de atentados, entre ellos el del martes pasado en Jerusalén.

Promesa de venganza

Ayer, luego de la explosión que convirtió el vehículo en que viajaba Rizak en un amasijo de hierros retorcidos, Hamas prometió vengar las seis muertes con más ataques. "Los asesinos israelíes deben ser castigados para disuadirlos de repetir un crimen tan horrible", dijo Mahmoud al-Zahar, un dirigente de Hamas.

Unas 20.000 personas, algunas disparando al aire, marcharon en los funerales de los hombres en Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, donde se concentra la cúpula de Hamas.

Precisamente en la Ciudad de Gaza, la Autoridad Nacional Palestina, en aparente respuesta a la intensa presión israelí e internacional para detener la violencia terrorista, dispuso el arresto domiciliario del líder espiritual y fundador de Hamas, el jeque Ahmed Yassin.

Sin embargo, con el fuerte apoyo popular de que goza Hamas, la efectividad del arresto de Yassin, de 66 años y confinado a una silla de ruedas, era anoche poco clara. De todas formas, dirigentes de Hamas culparon a Yasser Arafat de ceder a las presiones israelíes para reprimir al grupo.

El propio Arafat, de hecho, sufrió ayer la misma suerte que el jeque Yassin. En la madrugada local, Israel envió a Ramallah columnas de tanques que rodearon el complejo presidencial del líder de la ANP, ya devastado por incursiones anteriores.

"Con esta irrupción, el gobierno israelí le está revelando al mundo sus verdaderas intenciones expansionistas y ridiculizó nuestros llamados a la calma", dijo un enfurecido Arafat.

Ramallah, la localidad más importante de Cisjordania, es la sexta ciudad palestina tomada en la última semana por Israel en su represalia por los atentados en Jerusalén.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.