Sharon: no habrá negociaciones hasta que termine la violencia

El primer ministro aseguró que será él quien las encabece cuando se reanuden
(0)
28 de diciembre de 2001  

JERUSALEN.- El primer ministro israelí, Ariel Sharon, reconoció ayer que había disminuido el número de ataques palestinos desde el llamamiento del presidente palestino Yasser Arafat al cese de las operaciones armadas, pero reiteró su exigencia de calma absoluta antes de cualquier negociación.

"Aunque asistimos a una disminución de los ataques terroristas, la autoridad palestina tiene todavía mucho camino que hacer", declaró Sharon.

"No habrá negociaciones diplomáticas entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina (ANP) antes de que el terror cese completamente", reafirmó el primer ministro.

Además, Sharon aseguró a los activistas de su Partido Likud que será él quien dirigirá las negociaciones futuras para la paz con los palestinos y no el canciller, Shimon Peres, quien ha hablado con el presidente del parlamento palestino, Ahmed Qurea, sobre un posible pacto de paz.

El primer ministro también dijo que nadie tiene atribuciones para debatir la eventual fundación de un Estado palestino sin la autorización del Ejecutivo en pleno.

Israel también insistió en que no permitirá al líder palestino Yasser Arafat asistir a las celebraciones navideñas de la Iglesia Ortodoxa en Belén el 6 de enero próximo, a menos que arreste a los asesinos del ministro de Turismo israelí Rehavam Zeevi, muerto en octubre pasado. Israel ya había prohibido a Arafat asistir en Belén a la misa de Navidad, el 24 de diciembre, suscitando críticas en el mundo entero e incluso en Israel.

Arafat estimó que su confinamiento por parte de Israel en Ramallah, Cisjordania, constituía una "peligrosa violación" de los acuerdos de paz de Oslo, en una declaración publicada ayer por el diario árabe Asharq al Awsat. "Los acuerdos de Oslo (1993) prevén expresamente la libertad de movimiento de las personas, de los bienes y de los responsables palestinos", señaló el primer mandatario.

Por otro lado, tropas israelíes arrestaron a siete presuntos terroristas islámicos, que serían miembros de Hamas y la Jihad Islámica, según funcionarios de seguridad. Los arrestos se produjeron durante una incursión a la ciudad cisjordana de Hebrón ayer por la madrugada. La ANP respondió a la incursión acusando a Israel de tratar de sabotear los esfuerzos de Arafat para lograr una tregua.

A pesar de las tensiones, funcionarios de seguridad palestinos e israelíes se reunieron ayer por segundo día consecutivo para aliviar el bloqueo israelí al que está sometida la población de la franja de Gaza, informaron fuentes palestinas.

Asimismo, los contactos políticos entre Peres y Qurea podrían reanudarse este fin de semana. Qurea confirmó ayer en El Cairo que se ha reunido varias veces con Peres para tratar la creación de un Estado palestino.

Nuevo líder laborista

El nuevo líder del Partido Laborista y ministro de Defensa del gobierno de coalición israelí, Benjamín Ben-Eliézer, dijo ayer que su país "tendrá que adoptar decisiones difíciles y dolorosas una vez que se vuelva a la mesa de negociaciones" con los palestinos.

Ben-Eliézer, de 65 años, fue elegido anteanoche nuevo líder laborista con el 90 por ciento de los votos, con un índice de participación del 27 por ciento en las elecciones internas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.