Silvio Berlusconi esperó a Vladimir Putin una hora y media en el aeropuerto para darle un abrazo