Símbolo de tolerancia, la comunidad gay sufre el espanto del terror