El escenario. Sin ataduras ideológicas, el ejército sólo piensa en no perder sus privilegios