El agujero negro: ¿separación, implosión, acuerdo o nueva consulta?

El proceso de divorcio entre Londres y Bruselas aún tiene varias opciones abiertas
El proceso de divorcio entre Londres y Bruselas aún tiene varias opciones abiertas
(0)
14 de abril de 2019  

LONDRES (Reuters).- Gran Bretaña tiene hasta el 31 de octubre próximo para abandonar la Unión Europea (UE), pero la dirigencia política británica sigue con su gresca sobre el cómo y el cuándo, o incluso si habrá Brexit. Algunos funcionarios de la UE piensan que Londres podría cambiar de idea, un vuelco espectacular que demostraría la enorme tracción del bloque regional y que ratificaría la pertenencia de una de las mayores potencias de Europa. Los euroescépticos pro-Brexit dicen que el divorcio se ve amenazado por un supuesto complot no democrático que pone en riesgo la estabilidad política de Gran Bretaña. Estos son los posibles escenarios a futuro:

1. No hay Brexit: la nueva prórroga les da tiempo a los anti-Brexit para impulsar una revocación del artículo 50 que activó formalmente el proceso de divorcio, o exigir otro referéndum. La primera ministra Theresa May, que en 2016 votó por permanecer en la UE, descartó varias veces una revocación o una nueva consulta popular. Pero si May cayera, su sucesor podría sentirse tentado de convocar otro referéndum. El resultado es incierto, y si bien ambos partidos mayoritarios se manifestaron a favor del Brexit, el opositor Partido Laborista sostiene que cualquier acuerdo "debe pasar por un referéndum confirmatorio". El líder laborista, Jeremy Corbyn, dio tibias señales de su apoyo a un nuevo referéndum. Su partido, sin embargo, lo quiere sin dudas. También tres ex primeros ministros creen que la salida de la crisis es una nueva consulta popular. Si el Parlamento acordara su realización, Gran Bretaña probablemente tendría que solicitar una nueva prórroga que vaya más allá del 31 de octubre para la organización. Incluso si esta vez votaran por permanecer en la UE, el grupo de los pro-Brexit podría exigir una tercera votación de desempate. Para Goldman Sachs, hay un 40% de probabilidades de que no haya Brexit.

2. Su cargo por un pacto: May sigue con la esperanza de que el Parlamento apruebe el acuerdo al que llegó con la UE en noviembre, aunque desde entonces la Cámara de los Comunes no hizo más que rechazarlo repetidamente. May prometió renunciar si su acuerdo era aprobado, pero eso no movilizó en su apoyo ni a los pro-Brexit ni a los anti-Brexit, así que ahora advierte que el Brexit tal vez nunca suceda. Si las conversaciones con el Partido Laborista en definitiva fracasan, May dijo que aceptará la voluntad del Parlamento sobre cómo seguir. Las sucesivas votaciones en la fracturada Cámara de los Comunes muestran que ninguna de las alternativas al acuerdo de May -un Brexit sin acuerdo, un nuevo referéndum o un post-Brexit con relaciones económicas mucho más estrechas con la UE- consigue reunir mayoría. Una opción que podría convencer a los legisladores laboristas es una unión aduanera post-Brexit con la UE y un alineamiento con muchas de las regulaciones del mercado único común. Tanto los pro-Brexit como muchos anti-Brexit dicen que esa opción es una locura, porque dejaría a Gran Bretaña sin voz ni voto sobre reglas a las que estaría sometida. La UE, por su parte, estaría muy contenta de hacerlo y podría implementarlo rápidamente. Un acuerdo como ese, dicen los pro-Brexit, sería solo "un Brexit nominal". A la alternativa de que se ratifique un acuerdo modificado Goldman Sachs le da un 50% de chances.

3. Elecciones: el acuerdo de May vuelve a ser rechazado, el Parlamento no se pone de acuerdo en cómo seguir y May o su sucesor llaman a elecciones. Las próximas elecciones en Gran Bretaña están previstas recién para 2022, pero hay dos caminos para adelantarlas. Uno, que dos tercios de los 650 legisladores voten a favor de convocar a elecciones. El otro, si el Parlamento aprobara por mayoría simple una moción de censura contra el gobierno y ningún partido lograra el apoyo de la Cámara de los Comunes durante los siguientes 14 días la convocatoria a elecciones sería automática.

4. No hay acuerdo: el caos en Londres se profundiza y un líder pro-Brexit de línea dura termina optando por una salida sin acuerdo. Este es el escenario de pesadilla para muchos empresarios. Al barrer de un plumazo con la compleja red de comercio internacional de la quinta economía del mundo, un Brexit sin acuerdo generaría pavor en los mercados financieros y desarticularía la cadena de suministros en toda Europa y más allá. En cuanto a lo político y social, el impacto de un Brexit caótico sigue siendo incierto. La falta de acuerdo implica que no habría transición y que por lo tanto la salida sería abrupta. Para Goldman Sachs, las probabilidades de un Brexit sin acuerdo son del 10%.

Traducción de Jaime Arrambide

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.