Singapur, París y Hong Kong se disputan el título de ciudad más cara del mundo