Irak. Sitiado en Mosul, EI respondió con otra masacre de chiitas