"Sólo podíamos ver la cola de nuestro perro"

(0)
22 de diciembre de 2009  

WASHINGTON.- "Después de tres horas de nevada, solamente podíamos ver la cola de nuestro perro gran danés mientras corría por el patio. La nieve en Washington es realmente linda, siempre y cuando se observe por la ventana y uno no tenga que salir", relata Emilio del Campo, un cubanoestadounidense que vive en Washington desde 1963. "Aquí nosotros somos los que tenemos que palearla, y en cuanto uno ha hecho un camino hasta la calle, pasa el camión del Estado limpiando las calles y cubriendo tu escape", añade.

Del Campo, un ingeniero que vive en las afueras de Bethesda, contó que cayeron casi 42 centímetros de nieve en el aeropuerto Reagan, y en el de Baltimore, más de 53. "Fue una tormenta que estableció el récord de mayor cantidad de nieve en un período de 24 horas. Desde 1884 no había nevado tan rápidamente, y desde que llegué al área de Washington, en 1963, no había visto tanta nieve", afirmó, al aclarar que en Cuba nunca vio nevar.

"Lo malo es que hay que hacer caminos para poder ir a comprar pan y leche. También hay que comprar papel higiénico", aclara Del Campo, al contar que, curiosamente, son las tres cosas que más se venden durante las nevadas en Washington. "Hay que hacer un esfuerzo extraordinario para caminar por la nieve, y cuesta mucho limpiar las entradas de las casas."

Para Del Campo, todo tiene su costado bueno: "Los colegios cierran, y mi hijo de 11 años tuvo la oportunidad de ir a esquiar con amigos", dijo, y agregó que las oficinas del gobierno federal cerraron y muchos empleados que trabajan en Washington pudieron dormir hasta tarde y hacer las compras de Navidad.

"La verdad es que nosotros siempre deseamos una Navidad blanca y este año lo logramos? y más", concluyó.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.