Son más de 1000 los muertos en Argelia

Las tareas de rescate continúan y las autoridades temen que la cifra de víctimas sea aún mayor Hay unos 7000 heridos y los hospitales están colmados Varios países enviaron personal y equipos de rescate Miles de personas perdieron sus hogares
(0)
23 de mayo de 2003  

ARGEL.- El terremoto más devastador que haya castigado a Argelia en dos décadas y que anteanoche golpeó a la capital y sus alrededores dejó al menos 1092 muertos, según un balance oficial del Ministerio del Interior, pero que podría agravarse, pues los servicios de rescate seguían buscando nuevas víctimas y posibles sobrevivientes entre los escombros.

Unas 7000 personas resultaron heridas y miles quedaron sin vivienda como consecuencia del sismo, que destruyó edificios residenciales, derrumbó paredes y arrancó árboles al este de la capital, Argel. Los sobrevivientes caminaban aturdidos y sollozando entre las ruinas y los hospitales estaban colmados.

Los cuerpos de rescate advirtieron que el número de muertos aumentaría a medida que avanzaran las tareas de salvamento. "Lo preocupante es que quedan muchos más debajo de los escombros", dijo el primer ministro, Ahmed Uyahia.

La tierra comenzó a temblar a las 19.45 locales de anteayer, provocando el pánico entre los habitantes de Argel y del departamento de Bumerdes (50 kilómetros al este de la capital), que abandonaron apresuradamente sus casas mientras que otros miles quedaron sepultados entre los escombros de edificios y casas que colapsaron.

La ayuda a los heridos y los trabajos de búsqueda comenzaron durante la noche, una vez pasados la conmoción inicial, el pánico de los habitantes y los graves cortes de electricidad.

El epicentro del sismo, de una intensidad de 5,8 en la escala Richter según el centro argelino de investigación astronómica y astrofísica, se situó entre Thenia y Zemmuri. Según el observatorio de Estrasburgo (norte de Francia), el terremoto fue de 6 grados, mientras que el centro sismológico estadounidense lo situó en 6,8.

El terremoto fue más mortífero en los pueblos vecinos de Thenia, cerca del epicentro, a 60 kilómetros al este de Argel.

El presidente Abdelaziz Buteflika viajó ayer a Bumerdes, el departamento más afectado con al menos 624 muertos. El departamento de Argel sufrió al menos 457 muertos.

Asimismo, se registraron víctimas mortales en las localidades de Buira, Blida, Tizi-Uzu y Bujía, y las provincias de Medea, Ain Defla y Chlef, también han resultado afectadas.

La sacudida principal fue seguida hasta el mediodía de ayer por unas 300 réplicas, que podrían haber debilitado aún más la estructura de numerosas edificaciones ya dañadas.

Decenas de localidades han quedado sin agua, electricidad y teléfono, y varias carreteras permanecían cortadas al tráfico al agrietarse algunos de los puentes y viaductos. Los servicios de seguridad reforzaron su presencia en las principales calles del casco urbano de Argel para calmar a la población y hacer frente a los robos que comenzaban a producirse.

El premier Uyahia calificó este drama de "catástrofe nacional" y decretó tres días de luto a partir de hoy.

Este sismo fue el más devastador registrado en Argelia desde 1980, cuando 3000 personas perdieron la vida en un terremoto 7,5 de magnitud en la escala Richter, que destruyó El Asnam.

Ayuda internacional

En tanto, la ayuda internacional comenzó también a organizarse. Francia y España enviaron aviones militares con socorristas, bomberos y perros de rescate. Asimismo, Alemania, Italia, Rusia y Japón enviaron rescatistas, perros adiestrados y equipos especiales. La Federación Internacional de la Cruz Roja y las Sociedades de la Media Luna Roja también anunciaron que suministrarán asistencia.

Por otro lado, el presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika, recibió las condolencias del titular de la Comisión Europea, Romano Prodi; del representante de la UE para la Política Exterior, Javier Solana; del presidente francés, Jacques Chirac, y del primer mandatario norteamericano, George W. Bush, que ofreció la ayuda de su gobierno. El papa Juan Pablo II elevó una plegaria por las víctimas del terremoto.

El temblor de tierra también se percibió en la costa mediterránea española, aunque no hubo que lamentar ninguna víctima en ese país hasta el momento. En el archipiélago español de Baleares, un centenar de barcos fueron dañados por los movimientos que provocó en el mar el sismo, con olas de dos metros de altura, según las primeras informaciones divulgadas por el gobierno regional.

Los últimos más graves

20 de junio de 1990: 40.000 muertos en Irán.

30 de septiembre de 1993: 10.000 muertos en la India.

17 de enero de 1995: 6000 muertos en Japón.

30 de mayo de 1998: 4000 muertos en Afganistán.

17 de agosto de 1999: 17.000 muertos en Turquía.

26 de enero de 2001: 30.000 muertos en la India.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.