"Son unos asesinos, no nos van a aterrorizar", dijo el rey Felipe VI tras el ataque terrorista en Barcelona