Soros: Washington tiene un excesivo poder en Irak

Compromete la autoridad de la ONU, dijo El millonario financista cree que la propuesta de resolución de la Casa Blanca "supera lo aceptable" Dijo que creará un organismo que supervise las ganancias del petróleo iraquí
(0)
21 de mayo de 2003  

NUEVA YORK (Para LA NACION).- Mientras el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se prepara para aprobar, en las próximas horas, un proyecto de resolución para dejar a Estados Unidos en virtual control económico y político de Irak, el multimillonario financista George Soros exhortó ayer a la ONU a no ceder ante las presiones del gobierno norteamericano.

"Cuando leí la propuesta de resolución, me preocupé mucho por los excesivos poderes que otorga a las potencias ocupantes", dijo Soros, en una conferencia de prensa que brindó en la sede de la ONU. "Su lenguaje es desbordante, supera todo, el derecho internacional, lo aceptable, todo", destacó el célebre inversor de origen húngaro, para quien "la resolución está comprometiendo la autoridad de la ONU".

Presidente de la organización no gubernamental Open Society (Sociedad Abierta), Soros resaltó la necesidad de que "Naciones Unidas, con su autoridad, respetada en todo el mundo, nos ayude a salir del embrollo en que estamos metidos". Y agregó que "mientras Estados Unidos ganó la guerra, estamos ahora perdiendo la paz".

En su encendido llamado a que el Consejo otorgue un mayor papel político a la ONU en la reconstrucción de Irak, el financista también advirtió que una vez que se levanten las sanciones que pesan sobre el país, las ganancias del petróleo iraquí deberían ser custodiadas por organismos ajenos a las partes. Para ello, adelantó que su fundación -presente en más de 50 países- creará una Oficina de Vigilancia de las Ganancias Iraquíes, para dar mayor transparencia al proceso.

"La transparencia en el uso del dinero está en el interés de Estados Unidos", dijo Soros, ya que "existe un sentimiento extendido alrededor del mundo de que esta guerra se peleó por el petróleo". Además, sugirió no pagar las deudas en las que incurrió Saddam Hussein. "Eso enviaría un sano mensaje a la comunidad financiera internacional de que extender crédito a dictadores tiene sus riesgos", subrayó.

En una velada crítica al secretario general de la ONU, Kofi Annan, señaló: "Lamentablemente, Kofi Annan sufre ahora de laringitis y no puede hablar en un momento en que su voz se necesita tanto. Creo que esto es literal, pero también es cierto metafóricamente".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.