Sorpresivo triunfo moderado en Irán: Hassan Rohani será el nuevo presidente

El ex negociador nuclear, respaldado por los reformistas, venció en primera vuelta con el 52% de los votos; el líder supremo, el conservador Ali Khamenei, saludó la victoria
(0)
16 de junio de 2013  

TEHERÁN.- En un duro golpe contra los conservadores que, luego de ocho años, deberán dejar el poder, un 52% de los votantes iraníes consagró como presidente de Irán, de manera sorpresiva y en primera vuelta, al reformista Hassan Rohani, un dirigente que propone una mayor apertura hacia Occidente y más respeto por las libertades individuales.

"Es la victoria de la inteligencia, de la moderación y del progreso sobre el extremismo", dijo Rohani ayer, en un discurso leído por la televisión estatal, horas después de conocerse su triunfo abrumador en los comicios celebrados anteayer.

Poco después de que se dieran a conocer los resultados oficiales de las elecciones, decenas de miles de seguidores de Rohani salieron a las calles para festejar la victoria. "Ahmadi [por el presidente Ahmadinejad] bye-bye ", exclamaban, además de pedir: "Rohani, ¡Ocupate del bienestar del país!" A lo largo de la extensa autopista Vali-e Asr, que atraviesa de Norte a Sur a Teherán, las bocinas de los automóviles no dejaron de sonar por horas.

El líder supremo, el ayatollah Ali Khamenei, cuyos candidatos favoritos obtuvieron escaso respaldo en las urnas, buscó capitalizar la victoria de Rohani y se congratuló de la masiva participación ciudadana. Destacó que la votación "mostró una cara llena de esperanza del Irán islámico a amigos y enemigos".

Agregó que, a partir de agosto próximo, Rohani será "el presidente de todo el pueblo" y que "todo el mundo debe ayudar al nuevo presidente y a su gobierno".

Pocas horas antes, el ministro del Interior, Mostafa Mohammed-Najjar, había anunciado en la televisión estatal que Rohani había logrado el 52,5% de los votos, seguido por el alcalde de Teherán, Mohammed Baqer Qalibaf, que quedó en segundo lugar, con el 16,6% de los votos. Mientras tanto, el político de línea dura y el candidato más cercano a Khamenei, Saeed Jalili, se ubicó tercero con el 11,4% de los sufragios.

Los dos candidatos que están imputados por la justicia argentina en la causa por el atentado contra la AMIA en 1994, quedaron muy lejos en el recuento de votos.

El ex comandante de los Guardianes de la Revolución Mohsen Rezaei quedó cuarto, con un 10,5%, mientras que el otro imputado, Ali-Akbar Velayati, canciller iraní en el momento del atentado contra la AMIA, obtuvo apenas un 6,1% de los votos.

Sanciones internacionales

Las elecciones se celebraron con una grave crisis económica como telón de fondo debido, entre otras cosas, a las sanciones internacionales impuestas al país por su programa nuclear. Ayer, tras conocerse la victoria de Rohani, el gobierno de Estados Unidos dijo que estaba preparado para una negociación directa con Irán sobre su programa nuclear.

"Estados Unidos está dispuesto a negociar directamente con el gobierno iraní, con el objetivo de alcanzar una solución diplomática que contemple plenamente las preocupaciones de la comunidad internacional sobre el programa nuclear iraní", anunció la Casa Blanca.

Sin embargo, incluso con Rohani como nuevo presidente, no habrá un cambio radical en la política exterior, de seguridad y atómica del país, dado que en todas las decisiones en estos ámbitos tiene la última palabra el ayatollah Khamenei.

Según la Constitución, el presidente es el número dos del Estado. De todas formas, puede proponer ciertos matices en los temas estratégicos.

Con su victoria, Rohani vuelve a los grandes escenarios políticos después de ocho años. En 2005, se había alejado de su cargo como negociador nuclear por desacuerdos con el ultraconservador Mahmoud Ahmadinejad.

Bajo su mandato hubo diferencias con la comunidad internacional, pero no provocaron sanciones como las de la actualidad. Occidente sospecha que bajo el rótulo de investigación atómica civil se estén fabricando armas nucleares en Irán.

En 2009, el anuncio de la reelección de Ahmadinejad en la primera vuelta había provocado enfrentamientos entre la policía y los partidarios de los dos candidatos reformistas, Mir Hossein Moussavi y Medi Karubi, y luego, varias semanas de protestas masivas contra presuntos fraudes.

El movimiento fue reprimido duramente por el poder y los dos ex candidatos se encuentran bajo arresto domiciliario desde 2011.

La mayoría de los votantes compartía este año la misma preocupación: la crisis económica que se traduce en un aumento del desempleo, una inflación superior al 30% y una depreciación del rial de casi el 70%.

Un resultado holgado

Rohani evitó la segunda vuelta al superar el 50% de los votos

  • 52%

    Hassan Rohani

    Este clérigo moderado, cercano al ex presidente Hashemi Rafsanjani, salió beneficiado del retiro de otros candidatos reformistas
  • 16,6%

    Mohammad Qalibaf

    El alcalde de Teherán contaba con el apoyo del titular del Parlamento y del aparato militar y de seguridad iraní
  • 11,4%

    Saeed Jalili

    El actual negociador nuclear tenía el apoyo del gobierno, por lo cual su imagen quedó asociada a la crisis que atraviesa el país
  • Agencias AFP, AP y EFE

    ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.