Suiza se acerca más a la Unión Europea

Abrirá su mercado a los socios nuevos
Abrirá su mercado a los socios nuevos
(0)
26 de septiembre de 2005  

ZURICH (Reuters).- Suiza aprobó ayer por un claro margen la apertura de su mercado laboral a los trabajadores de los 10 nuevos Estados miembros de la Unión Europea, en su mayoría de Europa del Este, de manera de fortalecer las relaciones con sus vecinos europeos.

A pesar de las advertencias de sectores de derecha sobre una posible inundación de mano de obra barata, el 56 por ciento del electorado suizo apoyó los planes del gobierno de extender su acuerdo con Bruselas por el libre movimiento de personas para los nuevos Estados, según el canal estatal de televisión suiza SF1.

El referéndum fue una prueba para las relaciones de Suiza con la UE. Un voto por el No hubiese afectado una serie de complejos acuerdos con el bloque, que buscan flexibilizar el comercio y la aplicación de leyes entre los Estados miembros. Por ello, el claro apoyo fue leído como una victoria por el gobierno suizo y como un voto de confianza para las relaciones bilaterales con los 25 miembros de la UE.

"La mayoría de los suizos apoyaron el camino bilateral", dijo el presidente suizo Samuel Schmid después de la elección. "Estamos felices de poder continuar por el camino que elegimos."

La UE es el principal socio comercial de Suiza, ya que un 60 por ciento de las exportaciones suizas van a los miembros del bloque, mientras que el 80 por ciento de las importaciones también provienen de allí.

Bruselas recibió con satisfacción el apoyo al acuerdo laboral. "Este voto demuestra que Suiza y la UE trabajan juntos con éxito para promover la integración de nuestra gente y de nuestras economías y para fortalecer la unión en Europa", declaró el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso.

El acuerdo, que ya se aplica en los 15 miembros más antiguos, permitirá a los ciudadanos de los nuevos Estados de la UE vivir en Suiza con la condición de que tengan trabajo y puedan autoabastecerse.

Los votantes de la rica región de los Alpes rechazaron formar parte del bloque de la UE en 1992. El voto de ayer sugiere que la Suiza férreamente independiente se está tornando más abierta a fortalecer los lazos con la UE, pero, según el analista político Claude Longchamp, el ingreso en el bloque no está en sus planes.

"El resultado no indica que Suiza quiera unirse a la UE inmediatamente", manifestó. El canciller suizo, Micheline Calmy-Rey, dijo a la prensa que el acta de ingreso suizo en la UE "está congelado en los sótanos de Bruselas" y que allí debería permanecer por ahora.

El resultado positivo del referéndum nacional es un alivio para la prominente comunidad financiera e industrial, que temían que el rechazo pudiera dañar la economía suiza y las relaciones comerciales con la UE.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.