Susana Raffalli: "El 63% de los migrantes venezolanos se fueron por hambre"

La nutricionista especializada en seguridad alimentaria que trabaja para Cáritas alerta sobre la grave situación que atraviesa Venezuela
Ramiro Pellet Lastra
(0)
19 de diciembre de 2018  

Nada que tenga que ver con los alimentos parece funcionar en Venezuela, donde las colas frente a los mercados se hicieron parte del paisaje del país, y donde los índices de déficit nutricional superan todos los récords continentales.

Los números, las imágenes, declaraciones y los estudios dan cuenta de una crisis humanitaria que, en el plano de la desnutrición en general, y la desnutrición infantil en particular, se supera constantemente a sí misma, con efectos irreversibles.

"El 63% de los migrantes venezolanos se fueron por hambre", dijo a LA NACION la doctora Susana Raffalli, nutricionista especializada en seguridad alimentaria que en la actualidad trabaja para Cáritas Venezuela, en un esfuerzo por evaluar, paliar y, con suerte, contener la crisis alimentaria.

-¿Por qué siguen faltando los alimentos en Venezuela? ¿Cómo está la producción en la actualidad?

-La producción agrícola en Venezuela cayó el 73% desde 2013. La industria alimentaria está funcionando al 21% de su capacidad. No hay acceso a divisas, no hay materias primas, no hay electricidad. Si soy productor lácteo y tengo el queso fundido, no tengo el frasco donde ponerlo. No tengo empaques. Se me corta la luz. La industria lechera pierde miles y miles de litros porque no hay electricidad para mantener la cadena de frío que conserva la leche. Hay un caos generalizado en el sistema productivo.

-¿Y qué pasó con las importaciones?

-De lo poco que está importando el gobierno para ser distribuido a través de los Comités Locales de Abastecimiento a la población, hay mucho que no llega a destino. Son compras ficticias sujetas a un sistema de corrupción que deja ganancias brutales. Se han descubierto grandes negociados con las cajas de alimentos. Y las cajas que sí llegan se distribuyen de manera discrecional, con criterios políticos. Tienes que mostrarte cercano al gobierno.

-¿En qué nivel está el desabastecimiento?

-El gobierno liberó un poquito la importación para los empresarios privados, pero el desabastecimiento sigue siendo gravísimo, del 51%. Y aunque entran al país un poquito más de alimentos que hace tres o cuatro años, cuando empezaron las colas eternas en los mercados, la hiperinflación hace que la mayor parte de la población no pueda comprarlos.

-¿Cómo se traslada eso a la desnutrición?

-En Cáritas solo llevamos las estadísticas de la desnutrición en los niños. En los menores de cinco años, la desnutrición grave está en 14,5%. Cuando decimos grave es que el niño ha perdido hasta el 60% de su peso. Y el porcentaje de niños con algún tipo de déficit nutricional en total es del 62%. Otro dato muy duro, que nos tiene preocupadísimos, es que el 33% de los niños ya tiene retardos de crecimiento.

-¿Cómo se vincula la ola migratoria con estos números?

-Según un estudio del Servicio Jesuita a Refugiados (SJR), una organización católica internacional, el 63% de los migrantes se fueron por hambre. Te dicen "no consigo la medicina" o "necesito enviar a casa para que coman completo". El 56% de las familias entrevistadas por Cáritas en las parroquias pobres del país tienen alguien que ya se fue y que está enviando remesas. Las remesas tienen un efecto muy beneficioso, que es aumentar el poder adquisitivo. Pero eso trae también la separación de familias. El 25% de los niños desnutridos que vienen a Cáritas, cuando llamamos a una jornada de evaluación, lo hacen solos o con un anciano. Son niños en extrema vulnerabilidad por falta de cuidados. Unicef los llama "los niños dejados atrás". Y no son solo las migraciones externas. También está la enorme movilidad dentro del país, por la minería del oro.

-¿Las remesas pueden aliviar la mala alimentación?

-El escenario que puede estar comenzando con el ingreso de ese dinero va a hacer que algunos problemas de menor monta bajen un poquito, se amortigüen. Está pasando con el tema sanitario general, se están consiguiendo más medicamentos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.