Sydney: revelan un complot terrorista

La policía neozelandesa descubrió a un grupo afgano que pretendía atentar contra un reactor nuclear; hay cuatro detenidos
La policía neozelandesa descubrió a un grupo afgano que pretendía atentar contra un reactor nuclear; hay cuatro detenidos
(0)
27 de agosto de 2000  

AUCKLAND.- En la primera alarma seria ante los próximos Juegos Olímpicos, fuentes policiales neocelandesas confirmaron ayer el descubrimiento de un plan terrorista atribuido al millonario afgano Osama ben Laden para atacar un reactor nuclear cerca de Sydney durante la competencia.

El diario New Zealand Weekly Herald, que reveló el plan, señaló que la operación planificada por el enemigo número uno de los Estados Unidos -acusado por Washington de los atentados contra las embajadas estadounidenses en Africa en 1998- debía ser realizada por militantes afganos, según descubrió la policía de Auckland. El objetivo de la operación habría sido el reactor de Lucas Heights, construido en 1958 y situado a 25 kilómetros del estadio olímpico.

El plan terrorista fue descubierto durante una investigación sobre mafias de Auckland. El allanamiento de una casa en esta ciudad, en marzo último, hizo posible hallar, según fuentes policiales, los primeros indicios del operativo: el living de la casa había sido transformado en un verdadero centro de comando, con un mapa de Sydney desplegado sobre la mesa y con el lugar del reactor señalado, así como las rutas que conducen a esa instalación.

Según el diario, la policía detuvo a cuatro personas, pero los sospechosos están acusados sólo de falsificación de pasaportes y no de operaciones terroristas. No se estableció aún la razón por la cual las autoridades neocelandesas esperaron varios meses antes de revelar el asunto.

El Weekly Herald indicó que refugiados afganos tuvieron contactos especialmente telefónicos con presuntas organizaciones terroristas con base en Afganistán y citó a un inspector superior de la policía, que calificó tales contactos de "sospechosos".

"La policía del Estado de Nueva Gales del Sur, que cubre la región de Sydney, está al tanto de la investigación que realizamos sobre las actividades de un grupo organizado en Nueva Zelanda y, como es habitual, nuestros colegas australianos fueron completamente informados de ello", dijo el inspector Bill Bishop. Unos 200 afganos tienen estatuto de refugiados en Nueva Zelanda, mientras que Australia acoge a unos 15.000, en su mayoría en la región de Sydney.

Ben Laden, un multimillonario saudita que fue despojado de la nacionalidad, vive en Afganistán, donde el 80 por ciento del territorio está controlado por las milicias islámicas de los talibanes, en el poder en Kabul.

El anuncio del descubrimiento del plan se hizo un día después de la decisión del Comité Olímpico Internacional (COI) de retirar una invitación a los talibanes a asistir a los próximos Juegos Olímpicos, que se inaugurarán el 15 de septiembre y terminarán el 1º de octubre.

Ben Laden figura en la lista de los diez criminales más buscados por el FBI, que ofrece por su cabeza una recompensa de US$ 5 millones. El millonario fundamentalista niega ser el instigador de los atentados, pero al mismo tiempo da su "apoyo y expresa su admiración a los ataques y a los autores de toda acción militar contra las fuerzas estadounidenses".

El 20 de agosto de 1998, Estados Unidos atacó campos de entrenamiento de extremistas islámicos en Afganistán, en represalia por los atentados contra sus embajadas en Kenya y Tanzania (que dejaron 224 muertos), pero Ben Laden no se encontraba allí.

Más medidas de seguridad

Por su parte, la policía australiana descartó que haya un eventual peligro en el reactor de Lucas Heights, y expresó su confianza en el vasto operativo de seguridad organizado para los Juegos, en el que participan también militares australianos y servicios secretos internacionales. Ayer se reforzaron las medidas de seguridad en Sydney, mientras seis helicópteros Blackhawk sobrevolaban la ciudad.

El vocero del procurador general de la Nación, Daryl Williams, dijo que las investigaciones han revelado que no existe una amenaza "creíble" al reactor. Y el ministro de Ciencias, Nick Minchin, aclaró que éste no será cerrado durante los Juegos, a pesar de que algunos políticos y ecologistas lo reclaman porque creen que pone en peligro a los asistentes.

Alrededor de 4,5 millones de personas viven en Sydney, y se espera que la ciudad reciba un millón más de visitantes durante los Juegos.

Durante los Juegos Olímpicos de Atlanta, en 1996, las autoridades norteamericanas ordenaron el cierre de un reactor cercano a la ciudad debido al temor a un atentado terrorista.

Antecedentes

  • La amenaza descubierta ayer en Sydney no constituye la primera vez que los grupos terroristas aprovechan la atención que provocan en el mundo los Juegos Olímpicos para dar un golpe y lograr así un mayor impacto.
  • Así ocurrió el 7 de septiembre de 1972, durante las Olimpíadas de Munich, cuando un grupo de ocho terroristas árabes invadió la Villa Olímpica y mató a 11 atletas israelíes y un policía alemán.

    Y en los últimos Juegos Olímpicos en Atlanta, el 25 de julio de 1996, una bomba que explotó durante un recital provocó dos muertos y varios heridos. Luego de seguir una pista incorrecta, el FBI atribuyó el ataque a Eric Rudolph, criminal aún fugitivo.

    Quién es Ben Laden

  • Origen familiar: Osama ben Laden nació en Arabia Saudita, en una poderosa familia procedente de Yemen y dedicada al negocio de la construcción.
  • Primeras luchas: en 1979 se instaló en Afganistán, donde se unió a la lucha contra las fuerzas de ocupación soviéticas.
  • Fortuna: logró amasar una enorme fortuna en obras de construcción, dinero que utilizó para reclutar a unos 3000 hombres e importar armas.
  • Nuevos enemigos: tras el retiro de las tropas soviéticas, se volvió contra Estados Unidos, que antes había apoyado su causa.
  • Regreso: en 1991 fue expulsado de Arabia Saudita, y en 1996, de Sudán. Volvió a Afganistán, desde donde planea sus ataques.
  • Acusaciones: Estados Unidos, que ofrece una recompensa de US$ 5 millones por su captura, lo responsabilizó de los atentados en Kenya y Tanzania (1998), y sospecha que estuvo detrás de los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York (1993) y el cuartel en Arabia Saudita (1996).
  • MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.