Por el freno a una reforma política, peligra la coalición de Cameron

El vicepremier Clegg lo acusó de romper el acuerdo por no apoyar los cambios en la Cámara alta
(0)
7 de agosto de 2012  

LONDRES.- En un decisión que pone en peligro la continuidad de la coalición de gobierno en Gran Bretaña, el primer ministro, el conservador David Cameron, puso un freno a la reforma de la Cámara de los Lores, una de las promesas fundamentales que le había hecho al líder liberal demócrata y vicepremier, Nick Clegg, cuando formaron un gobierno conjunto en mayo de 2010.

Clegg acusó ayer a Cameron de haber "roto" su acuerdo de coalición, lo que abrió una grieta en la complicada relación entre los conservadores y los liberales demócratas, aunque precisó que continuará en el Ejecutivo, pero bloqueará proyectos que los tories defienden.

El proyecto de ley sobre la reforma para modernizar la Cámara alta del Parlamento, o Cámara de los Lores, no tiene posibilidades de prosperar por la falta de apoyo de un sector tory , dijo Clegg, muy afectado.

"El Partido Conservador no está cumpliendo con el compromiso de la reforma de los lores y, como resultado de ello, parte de nuestro contrato ha quedado ahora roto", declaró el vicepremier.

Y añadió: "Está claro que no puedo permitir una situación en la que los rebeldes conservadores puedan elegir las partes del contrato que a ellos les gustan, mientras que los diputados liberales demócratas están obligados a cumplir todo el acuerdo".

La ansiada reforma de la Cámara de los Lores defendida por Clegg, especialmente durante las elecciones de 2010, pretendía la reducción del número de pares (a 450 desde los 775 actuales) y que el 80% sea elegido en las urnas por un período de 15 años, en lugar de tener un mandato vitalicio, como hasta ahora.

Como consecuencia de la negativa conservadora a la reforma, el líder liberal demócrata anunció que su partido bloqueará el trámite parlamentario del rediseño de las circunscripciones electorales, que propugnan los tories .

De esta manera, dos de los proyectos de reforma constitucional con los que ambos partidos concurrieron a las elecciones quedarán congelados.

El 10 de julio pasado, el gobierno británico decidió retirar una moción sobre la reforma en cuestión, antes de sufrir una clara derrota parlamentaria y desde entonces el proyecto estaba en el limbo.

El proyecto de los liberales demócratas había provocado revuelo entre algunos diputados conservadores, que juzgaban la iniciativa inoportuna, en un momento en que el país tiene otras urgencias, en especial, de orden económico.

"La coalición funciona sobre el respeto mutuo, es un acuerdo recíproco. Le he dicho al primer ministro que, cuando sea el momento, pediré a mi partido que vote en el Parlamento en contra de los cambios en las circunscripciones", advirtió Clegg.

Cameron, centrado en estos momentos en los Juegos Olímpicos que se desarrollan en Londres, no salió al cruce de Clegg, sino que lo hizo el ministro de Cultura, Jeremy Hunt, que dijo que, aunque la decisión es "decepcionante", no afectará a la coalición gubernamental.

Sin embargo, Clegg advirtió que la alianza entra nuevamente "en un terreno resbaladizo".

La coalición entre conservadores y liberales demócratas se había formado por conveniencia en mayo de 2010, después de que el partido de Cameron no consiguió obtener los votos necesarios para gobernar en solitario.

En su momento, Clegg había defendido la idea de gobernar junto con los tories por la necesidad de suavizar sus propuestas, pero desde entonces ha perdido terreno entre sus partidarios.

El anuncio de ayer tensa aún más las relaciones entre los dos lados, sumándose a los roces causados por una economía golpeada que no responde con rapidez a las medidas tomadas para impulsar el crecimiento y reducir el récord de déficit.

Agencias AFP, EFE y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?