Tras el golpe de Estado. Tailandia eligió a un militar como primer ministro