Taxistas vs. una app: la inusual pelea que llevó caos a Europa

Decenas de miles de conductores pararon en protesta contra la empresa Uber; la acusan de competencia desleal
(0)
12 de junio de 2014  

LONDRES.- "¡Chofer, siga a ese auto!". El cliché tantas veces utilizado en las películas de espías no pudo aplicarse ayer en las principales ciudades de Europa.

En Barcelona, Berlín, Londres, París y otras ciudades europeas, los gremios de taxistas hicieron ayer un paro de 24 horas contra el ingreso al rubro de transporte de los denominados "vehículos de turismo con conductor" (VTC), un servicio que permite conectar a pasajeros que quieran compartir un viaje con tan sólo oprimir un botón en una aplicación de un celular.

Los taxistas acusan a Uber , la empresa estadounidense que presta el servicio, de competencia desleal. "De repente llega esta gente que no paga impuestos y nos quita el negocio", se quejó Silveri Pérez, de 55 años, en Barcelona.La disputa es una nueva manifestación del choque entre la economía tradicional y la basada en la tecnología.

En Londres, donde hay estrictas normas para regular el funcionamiento de los taxis negros, los choferes creen que la empresa estadounidense opera con privilegios.

"No queremos prohibir Uber, pero pedimos que se le apliquen las mismas normas que al resto", dijo Steve McNamara, secretario general de la asociación de conductores de taxi londinenses, ciudad en la que cientos de taxistas entorpecieron el tránsito al formar una caravana que se desplazó desde la plaza Trafalgar hasta la residencia del primer ministro David Cameron, en Downing Street, donde hubo un "bocinazo" generalizado.

Mientras tanto, en Alemania, las manifestaciones se produjeron en Berlín y Hamburgo con el lema: "Contra la competencia ilegal".

Pero el verdadero caos vehicular se sufrió en París, que registró cerca de 300 kilómetros de atascos a primera hora del día en las entradas a la capital, más del doble de lo registrado un día habitual. Allí, los taxistas organizaron una protesta con cientos de autos desfilando desde los aeropuertos Charles de Gaulle y Orly en dirección al centro, en una "operación caracol" que buscaba entorpecer el tráfico circulando a baja velocidad.

En Roma, en cambio, la manifestación se realizó con un poco de ironía. Para evidenciar la diferencia de condiciones entre Uber y el resto de las empresas, los taxistas organizaron una "huelga al revés", y trabajaron todo el día sin normas y cobrando un máximo de diez euros como lo hacen los VTC.

Desde la compañía Uber respondieron con un comunicado que afirma que la empresa "no es enemiga de los taxistas", sino que simplemente ofrece un servicio que pone en contacto a usuarios que buscan fórmulas de consumo colaborativo para desplazarse en forma más económica.

Agencias Reuters, AFP, EFE y DPA

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.