Temen nuevos ataques contra Berlusconi

Sin embargo, el vocero del premier, Paolo Bonaiuti, advirtió que "será muy difícil" mantenerlo alejado de la gente; el Cavaliere recibirá mañana el alta hospitalario
(0)
16 de diciembre de 2009  • 03:35

ROMA.- El subsecretario de la presidencia del gobierno italiano y vocero del primer ministro, Paolo Bonaiuti, explicó hoy que aunque "se temen otros ataques", será difícil tener alejado a Silvio Berlusconi de la gente tras la brutal agresión que sufrió anteayer en Milán.

Bonaiuti agregó que "se lo invitará a la prudencia", pero "mantenerlo alejado de la gente será una lucha titánica". "Berlusconi es una persona que se siente bien entre la gente. El contacto humano es la clave de su éxito personal y de su carisma", añadió.

Asimismo, esta mañana se conoció que el Cavaliere será dado de alta mañana con la recomendación de abstenerse de cualquier actividad durante al menos las próximas dos semanas, según el parte médico emitido hoy.

El médico Alberto Zangrillo, médico personal del premier y jefe del departamento de anestesia del hospital San Raffaele de Milán, donde se encuentra hospitalizado Berlusconi, añadió que las condiciones del primer ministro "no son preocupantes".

El doctor comentó que Berlusconi está algo desanimado y "existe un peligro de estrés debido a las continuas visitas" que está recibiendo, a pesar de que "le ayudan a mantenerse informado". También explicó que se le aumentó la dosis de analgésicos para "aliviar el dolor" y que el primer ministro "se alimenta aún con dificultades" debido a las lesiones en la boca.

"Continúan los problemas relacionados con los dolores debidos al trauma sufrido, y en particular se han agudizado la cervicalgia (dolor en la zona cervical de la columna) que ya padecía desde hace algunos meses", se lee en el parte médico.

Zangrillo explicó además que no le quedarán cicatrices visibles y que los dos dientes que se rompieron debido al impacto con el objeto que se le arrojó serán reconstruidos sin problema. El primer ministro presenta una lesión interna y externa en el labio superior, que ha necesitado varios puntos, además de la rotura de dos dientes y la fractura en el tabique nasal, que no tendrá que ser operada.

Video

Mientras tanto, uno de los debates en el país tras la agresión es si hubo o no fallas en la seguridad del gobierno. En ese sentido, el ministro del Interior, Roberto Maroni, explicó que no hubo ninguna falla en la gestión de la seguridad del acto y del primer ministro y añadió que "Berlusconi tiene todo el derecho de acercarse a sus seguidores, porque esto es la democracia y la política".

Berlusconi, de 73 años, fue agredido anteayer, al final de un acto, con un souvenir del Duomo de Milán, por Massimo Tartaglia, un hombre de 42 años con problemas psicológicos.

Tartaglia, que está con tratamiento psiquiátrico desde hace diez años, está detenido en la cárcel milanesa de San Vittore. Allí, admitió ayer su adversión hacia el hombre más rico de Italia por motivos políticos. "Odio a Berlusconi", declaró en un interrogatorio, en el que también aseguró haber actuado solo. Más tarde, a través de sus abogados defensores, Tartaglia incluso difundió una carta de disculpas a Berlusconi. En la misiva, se excusó "por un acto superficial, cobarde y desconsiderado".

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.