Crece la tensión en China: pese a las medidas extraordinarias de seguridad. Temen un atentado en las Olimpíadas