Nueva crisis política en Rusia. Temen un colapso de la economía