Tibio acuerdo en la Cumbre Mundial del Clima

Las negociaciones en Varsovia determinan un borrador a modificarse para ser firmado recién en 2015
Víctor Ingrassia
(0)
23 de noviembre de 2013  • 16:55

VARSOVIA (Enviado Especial).- Entre caras de sueño, bostezos y largos discursos que no acercaban posiciones, finalmente los delegados de 192 países reunidos en Varsovia alcanzaron en la tarde de Europa un principio de acuerdo sobre el cambio climático.

Los países llegaron a un compromiso de último momento para evitar el fracaso de las negociaciones en el marco de la XIX Conferencia Mundial de Cambio Climático de las Naciones Unidas cuyo fin es limitar el calentamiento global hasta 2 grados centígrados del registrado en el periodo preindustrial.

Así, la comunidad internacional se comprometió en cerrar dentro de dos años en la conferencia de París 2015, un acuerdo de reducción de los gases de efecto invernadero (GEI) que sería firmado por todos los países (no sólo los desarrollados como ocurrió con el Protocolo de Kyoto en 1997) y entraría en vigor en 2020.

Esto significa que se implicará a todos los países en forma legalmente vinculante, incluidos los más contaminantes como EE.UU. (no firmó Kyoto) y China (no estaba obligado por no ser considerado desarrollado).

De no aplicarse un tratado así, según los registros actuales y la tendencia de las últimas décadas, el alza de la temperatura se sitúa en una trayectoria de casi 4 grados centígrados más, haciendo la vida en la Tierra casi imposible de llevar adelante.

El lenguaje revisado

Ante el correr de las horas y las caras de frustración por no llegar a un entendimiento, los delegados de los países acordaron a último momento -para evitar el fracaso de las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático- cambiar el lenguaje del borrador del texto final con nuevas directrices.

Las conversaciones quedaron atascadas después que China y la India insistieran en un lenguaje que mantendría la diferencia entre países ricos y pobres, que Estados Unidos y otras naciones desarrolladas desean eliminar.

Pero se llegó a un entendimiento cuando la palabra "compromisos'' fue reemplazada por la menos fuerte "contribuciones'', lo que permitió que continuaran las negociaciones hasta esta tarde.

El texto adoptado en Varsovia estipula entre otros que los Estados deben empezar a preparar "contribuciones" sobre lo que quieren hacer para luchar contra el cambio climático, las cuales serán también integradas en el acuerdo de 2015.

El nuevo borrador negociado sigue manteniendo un calendario poco concreto sobre cuándo los países deben presentar sus metas de reducción de emisiones de CO2 con vistas al acuerdo global vinculante que se debería adoptar en París en 2015.

Desde la Unión Europea se quiere urgir a que todos los países presenten sus objetivos de reducción de emisiones antes de 2015, algo a lo que los Estados en vías de desarrollo, como los mencionados China e India, o Brasil, se resisten.

Temas pendientes

Además de los objetivos de reducción de emisiones antes de 2015, que deben presentar todos los países (algo a lo que los Estados en vías de desarrollo se resisten), otro de los temas que sigue abierto es el de la financiación de políticas contra el cambio climático, donde los países en vías de desarrollo exigen a los más desarrollados ir más allá y asumir compromisos cerrados.

Los países en desarrollo insisten para que se garanticen los 100.000 millones de dólares anuales de aquí a 2020 prometidos por los países ricos para luchar contra el cambio climático y adoptar tecnologías "verdes" no contaminantes.

El acuerdo no fija ningún objetivo intermediario. La única concesión de los países ricos es que "urge" a los países desarrollados a "seguir movilizando dinero público, a niveles superiores" a la ayuda de urgencia decidida para 2010-2012, es decir 10.000 millones de dólares anuales.

El texto sobre la creación de un mecanismo sobre las "pérdidas y daños" que sufren los países del Sur debido al calentamiento global tampoco tuvo avances en Varsovia.

Aunque las grandes cuestiones continúan abiertas, sí se han llegado a algunos acuerdos en temas más concretos como el de reducir las emisiones de gas de efecto invernadero resultantes de la deforestación. Este acuerdo se enmarca dentro de la iniciativa REDD+, el programa de la ONU para la reducción de gases de efecto invernadero resultantes de la deforestación y degradación de los bosques.

Estados Unidos, el Reino Unido y Noruega se comprometieron durante la COP19 a aportar 280 millones de dólares para apoyar el acuerdo que permitirá financiar proyectos forestales en naciones en vías de desarrollo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.