Toledo exigió la renuncia de Fujimori

Según el líder opositor, la fuente de inestabilidad política es el propio presidente.
(0)
24 de octubre de 2000  

LIMA.- La oposición peruana no perdió el tiempo ayer y apenas Vladimiro Montesinos pisó Perú tras un mes de exilio en Panamá, pidió la renuncia del presidente Alberto Fujimori por "desestabilizar el país". Además, ligó el retorno del ex asesor de Inteligencia a la necesidad de la fuerzas armadas de ampliar una polémica ley de amnistía.

"Alberto Fujimori debe dejar de ser una fuente de inestabilidad política. Perú no puede ser secuestrado por Montesinos o por una cúpula militar. No se puede permitir que se converse con un arma en la sien", aseguró el líder opositor Alejandro Toledo y exigió, una vez más, al presidente que renuncie.

A pesar de sus críticas, Toledo afirmó que la oposición no abandonará la mesa de diálogo porque se debe resolver la "agonía de la crisis".

"Debemos pensar seriamente en continuar la mesa de diálogo -agregó-. Si se vuelve ineficaz, si frustra expectativas, necesitamos entrar en otro camino, en un camino pacífico."

Otros representantes de la oposición consideraron ayer que el retorno de Montesinos, el hombre fuerte del régimen de Fujimori hasta hace un mes, supone una "operación psicosocial" para "chantajearlos" con el fin de que acepten la propuesta del gobierno para otorgar una amnistía a la cúpula militar que beneficiaría también al ex asesor presidencial.

Sin embargo, el líder opositor fue más moderado y no descartó que la oposición se siente a negociar con el gobierno el proyecto de amnistía, aunque aclaró que eso no significará "impunidad".

"Hay experiencias, como las de Chile y la Argentina, que demuestran que es prudente ver y conversar el tema de la amnistía. Pero lo que no se puede meter de contrabando es que se pueda dar impunidad a aquellos que han ejercido responsabilidad pública para el narcotráfico o tráfico de armas", dijo Toledo.

Temor de los empresarios

En medio de la conmoción y al unísono con la oposición, también el principal gremio de los empresarios peruanos, la Confiep, rechazó la posibilidad de un golpe de Estado por el agravamiento de la crisis política.

"Convocamos a los empresarios a mantenerse unidos y alertas para defender en conjunto el orden constitucional en caso de una aventura desestabilizadora que llevaría al país al caos social", señaló en un comunicado.

Junto con organizaciones civiles, la oposición llamó a los peruanos a salir a las calles "en una urgente movilización de repudio" para luchar contra la "provocación" que significa la llegada de Montesinos, según informó el congresista opositor Jorge del Castillo.

En la primera de esas manifestaciones, al menos un centenar de estudiantes se enfrentó con la policía, que les lanzó gases lacrimógenos en la plaza San Martín, cerca de Palacio de Gobierno. El choqueduró unos veinte minutos y luego los estudiantes se retiraron por una de las vías principales.

Los manifestantes, algunos de los cuales portaban banderas peruanas, quemaron llantas al grito de "¡juicio a Montesinos!"

Un vocero policial indicó que las protestas podrían intensificarse, por lo que las autoridades cerrarán la vías que conducen al Palacio de Gobierno con el fin de evitar incidentes.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.