Toledo prohibió la pirotecnia tras la tragedia

Asimismo, el presidente peruano declaró duelo nacional por dos días
(0)
30 de diciembre de 2001  • 13:36

LIMA.- El presidente de Perú, Alejandro Toledo, anunció que a partir de hoy queda totalmente prohibida en el país la producción, importación y venta de productos pirotécnicos, tras recorrer la zona de Lima donde anoche se produjo un incendio que causó al menos 100 muertos y 200 heridos.

"A partir de ahora queda terminantemente prohibido producir a nivel nacional e importar cualquier objeto pirotécnico. No podemos continuar perdiendo las vidas de nuestros hermanos y hermanas", remarcó Toledo.

Al llegar al lugar, ubicado a pocas manzanas del Palacio de Gobierno de Lima, el presidente peruano señaló brevemente que la situación en la zona "era terrible", tras lo cual avanzó entre los escombros protegido por numerosos guardias de seguridad.

El presidente subió a una de las unidades de bomberos acompañado por el comandante general de los voluntarios, Tulio Nicolini, y mostró gran consternación conforme este le informaba los pormenores del siniestro.

Toledo dijo, posteriormente, que el incendio "es un desastre terrible para Perú" y pidió a sus compatriotas "tener la serenidad y firmeza para tomar decisiones ahora".

Asimismo, el mandatario anunció que su gobierno continuará dando "apoyo decidido" a los bomberos y destacó que si estos no hubieran intervenido de inmediato "el desastre hubiera tenido mayor magnitud".

Toledo anunció, además, que impulsará "una investigación clara" sobre cómo se inició el desastre y dijo que su gobierno asumirá todos los gastos de sepelio de los fallecidos, a través de la Beneficencia Pública.

"Esta es una tragedia nacional que me conmueve profundamente, que va más allá de Perú. Yo invoco a nivel nacional a que tengamos la solidaridad, a que extendamos las manos, ante un acto de enorme tristeza nacional", comentó el presidente peruano.

También indicó que en su país "ha llegado el momento de anticipar para evitar lamentar" y señaló que las medidas que se tomarán para prevenir nuevas tragedias "tienen que ser drásticas, porque una vida vale demasiado como para jugar con ella".

El incendio, que destruyó dos edificios, viviendas y decenas de automóviles, comenzó ayer a las 17.30 horas (hora local) en un edificio en el que se encontraban instaladas varias galerías comerciales, en las que se vendían artefactos pirotécnicos.

Los bomberos confirmaron que hasta el momento se han encontrado más de 100 cadáveres y señalaron que la cifra de muertos aumentará a medida que vayan entrando en el lugar en el que se desató el siniestro.

Las fuentes añadieron que muchas personas murieron asfixiadas en los pisos superiores y posteriormente sus cuerpos fueron consumidos por el fuego, mientras que otras fallecieron al lanzarse desde los tejados para intentar escapar de las llamas.

La gran magnitud de la tragedia hizo que Toledo declarara hoy y mañana días de duelo nacional y suspendiera un viaje que realizaba por el norte del país para regresar a Lima y acudir a la zona del siniestro.

Fuente: EFE

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.