El escenario. Tradiciones cada vez más difíciles de respetar