Tragedia y temor por la llegada de Rita

Veinte ancianos murieron al incendiarse el ómnibus que los trasladaba durante la masiva evacuación en Houston; el ciclón amenaza a Lousiana; Bush suspendió su viaje a la región
Veinte ancianos murieron al incendiarse el ómnibus que los trasladaba durante la masiva evacuación en Houston; el ciclón amenaza a Lousiana; Bush suspendió su viaje a la región
(0)
23 de septiembre de 2005  • 19:20

HOUSTON.- El huracán Rita entrará mañana al amanecer cerca de la ciudad texana de Port Arthur, en el límite con Louisiana, manteniendo su actual categoría 3 de intensidad en la escala Saffir-Simpson (máximo 5), informó hoy el Centro Nacional de Huracanes en Miami.

A las 18 (hora argentina), Rita mantenía vientos máximos sostenidos de casi 200 kilóemtros por hora y estaba a 225 kilómetros al sudeste de Port Arthur, indicó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) en su último boletín.

En tanto, un ómnibus que transportaba a ancianos que eran evacuados del huracán Rita se incendió estla madrugada en la ruta Interestatal 45, muriendo al menos 24 personas, dijeron las autoridades.

"Los agentes no lograron sacar a nadie del ómnibus", dijo Don Peritz, vocero del departamento de policía del condado de Dallas. Indicó que al parecer, habían fallecido 24 personas, pero que la cifra podría cambiar.

El vehículo quedó envuelto en llamas, creando una fila de 27 kilómetros de largo en una autopista que ya estaba fuertemente congestionada con evacuados de la costa del golfo de México.

Exodo. El cónsul argentino en Houston, Ricardo Gauthier, señaló a LA NACION LINE que las autoridades estiman que la evacuación será completada hoy.

Los números son tranquilizadores: el 70 por ciento ya fue evacuado.

"Evacuar con tiempo sirvió para que los argentinos se pusieran en contacto con familiares o amigos para evitar lugares demasiado congestionados", indicó el funcionario.

Hay gente que se trasladó hacia ciudades como Dallas, San Antonio, Austin, y otras del noroeste de Texas. Hay otros que prefirieron ir hacia ciudades más distantes, como Amarillo o El paso ( que queda a 110 kilómetros).

Piden no salir de las casas. Las millones de personas que permanecieron hoy en el área de Houston a medida que el huracán Rita se acercaba a la costa de Texas tenía una sola opción: quedarse en casa.

La mayoría de los refugios del área ya estaban totalmente ocupados. Mientras se esperaba que los fuertes vientos del huracán tocaran tierra al atardecer, ya era muy tarde para intentar alejarse de la tormenta, dijeron los funcionarios.

"Ahora no es el momento de comenzar a evacuar. La gente debería prepararse para refugiarse en el lugar", dijo el alcalde de Houston Bill White en una conferencia de prensa esta mañana. "No estamos alentando al público a ir por las calles buscando un refugio".

El número total de texanos que evacuaron las zonas costeras oscila entre 2,5 y 2,7 millones de personas, informó en una conferencia de prensa el gobernador Rick Perry.

Ante la llegada del huracán. Jorge Maxit, integrante de la Casa Argentina en Houston, es uno de los 7000 argentinos que vive en la ciudad y aguardan la llegada del huracán Rita.

Consultado por LA NACION LINE , contó que formaron un circuito informal telefónico con los conocidos para estar informados de la situación que vive cada familia. "Pero es probable que perdamos comunicación en cuanto el huracán empiece a azotar la ciudad", explicó.

"Tenemos agua. linternas, comida y cuatro vehículos con los tanques llenos por si hay alguna emergencia", dijo Maxit. Además, contó que pasará la noche junto con su familia en los cuartos más pequeños de la vivienda por si surge algún problema, como la voladura del techo.

Finalmente, Bush no viajará. El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, decidió cancelar la visita que tenía previsto efectuar hoy a Texas para no interferir en los preparativos de cara al huracán Rita, indicó la Casa Blanca.

En lugar de desplazarse a San Antonio, Bush irá directamente a la base aérea de Peterson, en Colorado Springs (Colorado), la sede del Mando Norte estadounidense, donde se coordina la asistencia militar en los preparativos para el huracán.

Emergencia sanitaria. El secretario de Salud de Estados Unidos, Mike Leavitt, proclamó hoy la emergencia sanitaria en Texas y en Louisiana, ante la inminencia de la llegada del huracán.

La declaración de emergencia simplifica los procedimientos de intervención de las autoridades sanitarias y de asistencia a las víctimas que pueda producir el fenómeno meteorológico.

Datos útiles

Consulado argentino en Houston: 713 871 8935

Casa Argentina en Houston: 713 622 2212

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.