Tras días de avances, Trump vuelve a endurecerse en la disputa comercial con China

Trump seguirá adelante con sus planes arancelarios
Trump seguirá adelante con sus planes arancelarios Fuente: Reuters - Crédito: Nicholas Kamm
Rafael Mathus Ruiz
(0)
29 de mayo de 2018  • 13:46

WASHINGTON.- En una movida sorpresiva, la Casa Blanca endureció su postura y elevó la presión sobre Pekín en las negociaciones comerciales al señalar que planea avanzar con una batería de medidas para restringir las inversiones y las importaciones a China , incluida un arancel del 25% a productos por unos US$ 50.000 millones.

El gobierno de Donald Trump anticipó que presentará la lista final de los productos que serán alcanzados por el nuevo impuesto el próximo 15 de junio, y que implementará la tenaza comercial "poco tiempo después". Además, el gobierno dijo que avanzará con la implementación de "restricciones específicas a inversiones", elevará los controles a la exportación, y mantendrá los litigios pendientes con China ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

"Los debates con China sobre estos temas continuarán, y los Estados Unidos espera resolver problemas estructurales de larga data y ampliar nuestras exportaciones al eliminar las severas restricciones a la importación de China", dijo el comunicado.

La movida de Trump causó sorpresa porque marcó un fuerte giro respecto de las ultimas semanas, cuando Washington y Pekín parecieron dejar atrás los temores de una guerra comercial y anunciaron avances en las negociaciones . De hecho, ambos gobiernos emitieron sendos comunicados en los que dieron cuenta del progreso en las discusiones, e incluso acordaron una reducción el déficit comercial de Estados Unidos con China, que se encuentra en unos 375 mil millones de dólares por año.

"Estamos dejando la guerra comercial en suspenso", había dicho el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, uno de los funcionarios de Trump que impulsa un acuerdo en contra de la postura más beligerante del ala dura del equipo económico del presidente.

Trump aún no tomó ninguna medida concreta, y ni Washington ni Pekín han anunciado el fin de las negociaciones, por lo cual el anuncio de la Casa Blanca pareció ser más un intento por marcar el tono de las discusiones que un anticipo de una nueva traba al comercio global. Así y todo, los instintos proteccionistas de Trump han dado sobradas muestras de fuerza.

Desde su llegada a la presidencia, Trump ha desplegado una agenda proteccionista en busca de redefinir los vínculos comerciales de Estados Unidos con el resto de los países. El presidente ordenó renegociar el acuerdo de libre comercio de América del Norte (Nafta, según sus siglas en inglés), sacó a Estados Unidos del acuerdo transpacífico (TPP, según sus siglas en inglés), impuso aranceles al acero y el aluminio y comenzó a evaluar si reduce la importación de vehículos.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.