Tras el asesinato de la ex Miss Venezuela, Nicolás Maduro prometió "mano de hierro" contra los delincuentes