Tras el caos, Atenas permanece blindada