Tras el revuelo por el "lettergate", renunció el hombre fuerte de la comunicación vaticana