Tras los disturbios, el presidente de Egipto pidió la renuncia a todo su gabinete

"Podemos llegar a una solución a través de la comunicación y el diálogo", sostuvo Mubarak; hoy se reportaron nuevos muertos y miles de heridos por enfrentamientos con la policía; bloquearon las comunicaciones; Obama aseguró que "EEUU defenderá los derechos del pueblo egipcio"
(0)
28 de enero de 2011  • 21:04

El CAIRO.- En medio de la creciente tensión, el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, pidió la renuncia a todo su gabinete. El mandatario hizo su primera aparición ante la prensa desde que comenzó el conflicto el martes pasado. "No vamos a cambiar el rumbo del gobierno", aseguró, y llamó a buscar "el diálogo y la comunicación" para lograr una solución.

"No dejaré que el temor viva en nuestros ciudadanos o que dicte lo que va a ocurrir en el futuro", enfatizó Mubarak. "Podemos llegar a una solución a través de la comunicación y el diálogo", insistió. Además, dijo estar "del lado de la libertad de cada ciudadano".

"Hay una línea muy estrecha entre la libertad y el caos", afirmó el presidente egipcio.

También hizo su aparición ante los medios, y en torno a la preocupación internacional que genera la situación de este país, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. "EEUU defenderá los derechos del pueblo egipcio", sostuvo el mandatario.

"Sé que el pueblo de Egipto quiere las mismas cosas que nosotros queremos. Quiere un futuro que está a la par de una civilización antigua como la suya. Seremos aliados de ese futuro", dijo el presidente norteamericano.

Además, resaltó que "todos los gobiernos deben mantener el poder a través del consenso no de la coerción" e instó a Mubarak a dar pasos concretos hacia reformas políticas y a no usar la violencia contra manifestantes.

Caos. Pese al toque de queda decretado en las últimas horas, reina el caos en la capital egipcia. Miles de manifestantes opositores se volvieron a enfrentar violentamente con la policía, que respondió con balas de goma y gases lacrimógenos. Los choques representan una intensificación del mayor desafío al gobierno de Mubarak, en el poder hace tres décadas.

Según las agencias Reuters y AFP los muertos en la jornada ascienden a 13 y hay más de 1000 heridos y una cifra superior a los trescientos detenidos.

En tanto, se llevó a cabo lo que muchos especialistas en tecnología consideraban impensable para un país con una gran actividad económica en la Red: retirarse de Internet para tratar de silenciar el movimiento de protesta que exige la renuncia del presidente.

La secretaria de Estado de los Estados Unidos, Hillary Clinton, instó hoy al gobierno egipcio a contener a las fuerzas de seguridad, a permitir las protestas y a revertir "los pasos sin precedentes" que ha dado para bloquear las comunicaciones.

Video

En tanto, el gobierno desplazó una fuerza de elite para operaciones especiales en El Cairo, mientras que la violencia se disparó fuera de la capital y se replicaron los pedidos para que se tomaran las calles tras las oraciones del viernes.

Las manifestaciones, inspiradas en la rebelión en Túnez que derrocó al presidente Zine el-Abidine Ben Alí y en los disturbios registrados en otros países árabes, ya habían dejado siete muertos días pasados.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.