Tras la reelección de Evo Morales, las protestas en Bolivia dejaron casi 200 detenidos y 60 policías heridos