Suscriptor digital

Triunfaba la oposición en Chiapas

Después de siete décadas, el PRI perdería la gobernación del conflictivo Estado
(0)
21 de agosto de 2000  

CIUDAD DE MEXICO.- El opositor Pablo Salazar, un ex senador que ha prometido destrabar el estancado proceso de paz en Chiapas, se dirigía anoche a la victoria en las elecciones para gobernador en el conflictivo Estado del sur mexicano, según las encuestas en boca de urna.

La cadena nacional de televisión TV Azteca dijo que Salazar, postulado por ocho partidos opositores, obtuvo el 53 por ciento de los votos, con una ventaja de siete puntos porcentuales sobre su rival del gobiernante Partido RevolucionarioInstitucional (PRI), Sami David.

Otra encuesta difundida por Radio Centro adjudicaba a Salazar el 54,27 por ciento y a David el 44,85 por ciento.

De confirmarse oficialmente, la derrota del PRI será la segunda consecutiva desde el 2 de julio, cuando una alianza opositora le arrebató la presidencia del país -que ostenta desde hace 71 años- para entregarla en diciembre a su candidato, el empresario conservador Vicente Fox.

Pese a la uniformidad que mostraban los resultados al otorgar la victoria a Salazar, el PRI rechazó los resultados de boca de urna y emitió un comunicado en el que señaló "sus más serias reservas" frente a los resultados dados a conocer al finalizar la votación.

En esa comunicación el PRI expresó que los datos que recibía el legendario partido -surgidos de las mesas de votación- favorecían transitoriamente a su candidato Sami David.

Salazar contó con el apoyo de ocho partidos, entre los que destacan el de Acción Nacional (PAN), que ganó la elección presidencial del 2 de julio pasado, y el de la Revolución Democrática (PRD), que obtuvo el tercer lugar.

El proceso de paz

La asunción del gobierno de Fox y la victoria de Salazar serán decisivos para recuperar un estancado proceso de paz en Chiapas, uno de los Estados más pobres del país, virtualmente militarizado a raíz de una guerrilla pro indígena que apareció en 1994 y escenario de sangrientas operaciones paramilitares.

El rebelde Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), suspendió en septiembre un diálogo de paz con el gobierno del presidente Ernesto Zedillo, acusándolo de incumplir un acuerdo sobre derechos indígenas firmado siete meses antes.

La normalidad que aparentaron las elecciones en Chiapas, en medio de estrictas medidas de seguridad, podría ensombrecerse si se confirmara que los asesinatos de un presidente de mesa electoral y de su hijo, ocurridos durante los comicios, tuvieron un móvil político.

Un vocero de Alianza Cívica dijo que los cadáveres de Fortunato López, presidente de mesa en una comunidad de Simojovel -área de influencia zapatista- y de su hijo fueron encontrados ayer en un paraje de Ribera de Domínguez.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?