Trump ahora amenaza a los autos europeos

En la localidad de Scituate, Massachusetts, la tormenta provocó inundaciones
En la localidad de Scituate, Massachusetts, la tormenta provocó inundaciones Fuente: AFP - Crédito: Scott Eisen
En otra escalada de la puja comercial, advirtió que les aplicaría un impuesto si la UE tomara represalias por el acero y el aluminio
Rafael Mathus Ruiz
(0)
4 de marzo de 2018  

WASHINGTON.- La guerra comercial desatada por el presidente Donald Trump -por ahora, solo retórica- empezó con el acero y el aluminio, pasó a las motos Harley-Davidson, el whisky y los jeans Levi's, y ahora llegó a los automóviles.

Sin lugar a tregua, Trump respondió ayer a una amenaza de la Unión Europea (UE) con otra amenaza, en una escalada de la puja que desató su anuncio de colocar aranceles a las importaciones de acero y aluminio. La medida fue condenada en Europa, América Latina y Asia, y puso en riesgo el andamiaje del comercio global.

"Si la UE quiere aumentar aún más sus aranceles y barreras ya masivas a las empresas estadounidenses que hacen negocios allí, simplemente aplicaremos un impuesto sobre sus automóviles que ingresen libremente en los Estados Unidos", amenazó Trump en Twitter. "Impiden que nuestros autos (y más) se vendan allí. ¡Gran desequilibrio comercial!", agregó.

Líderes europeos habían advertido anteayer, tras el anuncio de Trump, que recurrirían a la Organización Mundial del Comercio (OMC) y responderían con aranceles propios. "Nos arriesgamos a ver un peligroso efecto dominó", advirtió la comisaria de Comercio de la UE, Cecilia Malmström.

La Comisión Europea, que preside Jean-Claude Juncker, sugirió que, entre otras represalias, se impondrían impuestos a las compras de motos Harley Davidson, el bourbon -ícono de Kentucky, un estado republicano- y los pantalones Levi's.

A pesar de que el anuncio de Trump desató una ola global de condenas y advertencias -incluso de aliados de Estados Unidos, como Canadá, Brasil y la propia Europa, y hasta de organismos multilaterales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI)-, el presidente ha dado sobradas señales de que planea seguir adelante con su plan proteccionista.

Anteayer, Trump tuiteó que "las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar", y vinculó la producción de acero a la existencia del país: "Si no tenés acero, ¡no tenés un país!", escribió. El mandatario prometió incluso imponer "impuestos recíprocos" a cualquier país que tome represalias contra su política.

De Washington a Berlín, de Pekín a Brasilia y de Toronto a Tokio, el anuncio de Trump fue recibido con repudio y alarma. La respuesta más enérgica provino de la UE, que mencionó productos concretos y hasta ventiló la idea de colocar una tarifa del 25% a importaciones por unos 3500 millones de dólares, según informó la agencia Reuters.

Mensaje

La amenaza a los autos europeos es un mensaje directo a Alemania y su canciller, Angela Merkel. En 2016, la principal economía europea exportó vehículos a Estados Unidos por unos 22.200 millones de dólares, un 13% de las importaciones de vehículos, según datos del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT, según sus siglas en inglés).

Muy por detrás de Alemania quedaron Gran Bretaña, Italia y Suecia, seguidos por más de media docena de otros países.

Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones de las automotrices europeas, según datos de la Asociación de Fabricantes Europeos de Automóviles (ACEA, según sus siglas en francés). En 2016, el bloque colocó más de 1,2 millones de automóviles del otro lado del Atlántico.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.