Trump busca reflotar la negociación con Pyongyang tras otra carta de Kim

Trump, ayer, muestra la carta enviada por Kim
Trump, ayer, muestra la carta enviada por Kim Fuente: Reuters
Dijo que recibió una misiva "hermosa" del dictador y que "la relación está muy bien", en una señal de distensión después del fracaso de la cumbre de Hanoi
Rafael Mathus Ruiz
(0)
12 de junio de 2019  

WASHINGTON.- Luego del fracaso y el distanciamiento, volvieron las cartas, y con ellas, la posibilidad de un reencuentro. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reveló ayer que había recibido una nueva "hermosa" misiva del líder del régimen de Corea del Norte, Kim Jong-un, y dejó abierta la puerta a una nueva cumbre.

"Acabo de recibir una hermosa carta de Kim Jong-un. No puedo mostrarles la carta, obviamente, pero fue una carta muy personal, muy cálida y muy agradable. Lo aprecio", comentó Trump ayer a los periodistas en los jardines de la Casa Blanca.

La carta de Kim a Trump ofreció una señal de distensión justo un día antes del primer aniversario de la histórica cumbre de Singapur, el primer encuentro entre ambos líderes. La relación había quedado congelada luego del fracaso en el siguiente encuentro, en Hanoi, a principios de este año, del cual ambos mandatarios se fueron con las manos vacías tras meses de negociaciones diplomáticas entre Washington y Pyongyang que naufragaron en el intento de cerrar la brecha entre ambas capitales.

Tras ese traspié, Kim retomó las pruebas de misiles, y la búsqueda de un acuerdo para lograr la desnuclearización de la península coreana quedó, por el momento, suspendida. Pero Trump, tras recibir la nueva carta de Kim, ofreció un par de guiños amistosos para el dictador norcoreano y se mostró dispuesto a volver a reunirse con él.

"La relación está muy bien", dijo Trump, e incluso les restó importancia a las nuevas pruebas de misiles norcoreanas, al afirmar que Kim había cumplido con su palabra porque no había hecho nuevas pruebas nucleares.

"Miren, mientras tanto, ha cumplido su palabra. No hay pruebas nucleares, no hay misiles de gran alcance, ya sabes, volando", dijo a los periodistas.

"Lo único que mandó para arriba fue de muy corto alcance, corto alcance. Fue solo una prueba de corto alcance. Es un tema completamente diferente", continuó el jefe de la Casa Blanca.

La frase de Trump volvió a marcar un contrapunto con su consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, quien ayer por la mañana, en un evento en Washington unas horas antes de que hablara Trump, había dicho que Kim había violado el acuerdo de la cumbre de Singapur, predecesora de la reunión en Hanoi.

Trump, ayer, muestra la carta enviada por Kim
Trump, ayer, muestra la carta enviada por Kim Fuente: Reuters

"Lo que han dicho es que no van a probar misiles balísticos, misiles balísticos de alcance intercontinental ni pruebas nucleares. Eso continúa. Están haciendo muchas otras cosas que indican que aún no han realizado una decisión estratégica de renunciar a la búsqueda de armas, por lo que continuamos con la campaña de máxima presión", dijo Bolton, "halcón" por excelencia del equipo de política exterior de Trump.

Pero más allá de los gestos la atención de la política exterior de la Casa Blanca se ha concentrado en los últimos meses en los conflictos comerciales que abrió el propio Trump con China, en primer lugar, y con México, más recientemente.

Trump espera poder encarrilar la negociación con el presidente chino, Xi Jinping, en la cumbre de líderes del G-20 en Japón. Con México ya logró un acuerdo, pero nada indica que ese pacto esté en terreno sólido.

La probabilidad de llegar a un acuerdo con Corea del Norte siempre fue vista con enorme escepticismo por diplomáticos, exfuncionarios y analistas. Pero Trump apostó por una diplomacia personalista para intentar lograr un quiebre con la historia. No funcionó.

Ante ese panorama, las idas y venidas con Corea del Norte quedaron en la segunda fila. Igual, Trump insistió en elogiar el potencial norcoreano.

"Creo que Corea del Norte tiene un potencial tremendo. Y el que lo siente más que nadie es Kim Jong-un. El lo entiende. Él lo entiende totalmente", afirmó el mandatario.

Cartas "hermosas" de lado, Corea del Norte insistió en que Estados Unidos "dé marcha atrás en su política hostil" para reencauzar la relación.

El régimen de Pyongyang advirtió que la declaración de Singapur "está a punto de convertirse en un documento muerto a medida que Estados Unidos rechaza su implementación", según señaló la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, por sus siglas en inglés). El despacho de la agencia oficial de noticias del hermético régimen comunista criticó la "política arrogante y unilateral" de Estados Unidos.

"La paciencia de la República Popular Democrática de Corea tiene un límite", afirmó la agencia, y añadió: "Ahora es el momento de que Estados Unidos dé marcha atrás en su política hostil".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.