Trump endurece el ingreso de refugiados y musulmanes a EE.UU.

El presidente explicó que la medida es para mantener a terroristas islamistas fuera del territorio norteamericano; “Queremos a los que apoyen a nuestro país”, dijo
Silvia Pisani
(0)
28 de enero de 2017  

Trump limitó severamente el ingreso de refugiados y de personas provenientes de países musulmanes
Trump limitó severamente el ingreso de refugiados y de personas provenientes de países musulmanes Fuente: AP - Crédito: Archivo

WASHINGTON.– Las cosas vuelven a cambiar en Estados Unidos. Con una nueva firma del presidente Donald Trump , el país limitó ayer severamente el ingreso de refugiados y de personas provenientes de países musulmanes, sólo dos días después de que ordenó completar el muro con México.

“No queremos que entren extremistas islamistas. No queremos musulmanes radicales. No los queremos aquí. No podemos olvidar lo que pasó” con las Torres Gemelas, justificó el republicano, en cumplimiento de una polémica propuesta lanzada durante la campaña.

Con el mismo decreto, dispuso un reequipamiento de las fuerzas armadas para que “nadie dude” de que son las más fuertes del mundo. El dinero todavía tiene que ser aprobado por el Congreso, pero el presidente dio por sentado que “no habrá problemas”.

En un discurso en el Pentágono durante la investidura de James Mattis como nuevo secretario de Defensa, Trump dijo que Estados Unidos “no admitirá las mismas amenazas” que sus soldados enfrentan en el mundo. Por ello estableció un sistema de “chequeo extremo” para mantener a los terroristas islamistas fuera del país.

La vertiginosa agenda del hombre que está cambiando la percepción de Estados Unidos en el mundo incluye, hoy, una conversación telefónica con el presidente ruso, Vladimir Putin. Adelantó que es “poco probable” que ambos analicen levantar las sanciones que pesan sobre Moscú.

No está claro cómo. Pero la medida para frenar el ingreso de ciudadanos de credo musulmán implica que, desde ayer, existe un mayor -y en algunos casos, impracticable- filtro para el ingreso de refugiados de países que profesen mayoritariamente esa religión. Se trata de naciones a las que la nueva administración identifica con el terrorismo.

Para quienes lleguen de Siria la prohibición es permanente y no hay pistas de cuándo podría levantarse. Para el resto, la suspensión es por 120 días. En ese lapso, la Casa Blanca pretende que no entre "ni un solo refugiado" de esas naciones. Los países a los que se les suspende temporalmente la emisión de visados son Irán, Irak, Yemen, Somalia, Sudán, Yemen y Libia.

Fuentes oficiales explicaron que la intención de la Casa Blanca es dar prioridad a los refugiados de minorías que procedan de esos países. Sobre todo, quienes profesen el credo cristiano, que en el caso de Siria son brutalmente perseguidos.

Trump anticipó que cuando la suspensión se levante, se aplicará un criterio de "veto extremo" para las solicitudes que se presenten.

Hasta anoche no se dio a conocer el texto completo del controvertido decreto, sólo algunos lineamientos a los que accedieron medios locales. Pero sólo con su trascendido ya generó alertas sobre sus efectos.

"Es inquietante que se discrimine a los refugiados musulmanes. Se está creando una nueva normalidad de discurso que lo único que hace es fomentar el odio", dijo el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. Sus dichos no deben haber puesto muy nervioso a Trump, que evalúa la posibilidad de limitar el financiamiento a esa organización.

Otras voces alertaron en igual sentido. "No entiendo por qué el presidente hace todo esto. El programa de refugiados demanda cuidadosas evaluaciones durante no menos de 18 meses", dijo el legislador demócrata Adam Smith. "No hay evidencia de que ninguna persona que haya ingresado con el programa de refugiados haya cometido actos de terrorismo en el país", añadió.

El mismo documento presidencial instruye a autoridades militares para que busquen "zonas seguras" en los países a los que se cita, en lo que se interpreta como un primer paso para intentar relocalizaciones en su propio territorio. Tal es el caso para Siria y "países vecinos".

En las redes sociales hubo inmediatas reacciones en contra. "El presidente esgrime los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 como argumento. Pero sus autores provinieron de Arabia Saudita, Egipto y el Líbano. Ninguno de esos países está en su lista", sostuvo John McLeod, analista en temas de seguridad.

También hubo airadas reacciones de entidades defensoras de los derechos humanos. "La persecución de minorías y de personas en alta vulnerabilidad seguirá durante los 120 días que dure la suspensión, sin que haya chance para ayudarlos", sostuvo un informe del Instituto Pew.

La entidad recordó que, en los 27 años de vigencia, el programa de refugiados dio cobijo a cerca de 2.500.000 personas en Estados Unidos. En el año fiscal 2016 (del 1° de octubre de 2015 al 30 de septiembre pasado) Estados Unidos admitió a 84.994 refugiados de diversas nacionalidades, incluidos unos 10.000 sirios. La intención del gobierno es reducir drásticamente ese número, en un corte que en el caso de los sirios podría llegar al 50%.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.