Trump reactivó la construcción de dos polémicos oleoductos

Por decreto el presidente autorizó la ampliación de Keystone XL y Dakota Access, rechazados por los ambientalistas; es otro giro en la política energética que dejó Obama, que los había bloqueado
Rafael Mathus Ruiz
(0)
25 de enero de 2017  

Las protestas continuaron ayer sobre la ruta que recorre el oleoducto Dakota Access
Las protestas continuaron ayer sobre la ruta que recorre el oleoducto Dakota Access Fuente: AP

NUEVA YORK.- En un golpe a la lucha contra el calentamiento global y la protección del medio ambiente, el presidente norteamericano, Donald Trump, reactivó ayer la construcción de dos controvertidos oleoductos que habían sido bloqueados por su antecesor, Barack Obama.

La decisión de Trump, tomada por decreto, marcó el primer giro de su gobierno respecto de la política energética que había dejado Obama en la Casa Blanca y el primer borrón en su legado ambientalista.

"De ahora en adelante, vamos a comenzar a hacer oleoductos en Estados Unidos", dijo Trump, mientras mostraba a las cámaras uno de los decretos que acababa de firmar en el Salón Oval de la Casa Blanca.

Antes de firmar los decretos, en un encuentro con empresarios automotores, Trump había dicho que el ambientalismo estaba "fuera de control".

Además de reactivar los dos oleoductos, el presidente ordenó en otros decretos acelerar la aprobación de permisos ambientales para proyectos de infraestructura, recortar regulaciones a la industria y desarrollar un plan para que los oleoductos sean fabricados en el país, en sintonía con el mantra de su gobierno: "Estados Unidos primero".

El proyecto Keystone XL, liderado por la empresa TransCanada, el más polémico, es la ampliación de un sistema de oleoductos entre Canadá y Estados Unidos con un tubo de casi 1900 kilómetros que nace en Alberta -donde se extrae crudo de arenas de petróleo, más contaminante que el convencional-, cruza la frontera con Estados Unidos y avanza hacia el Sur hasta Nebraska, donde se conecta a una red de oleoductos. Una vez terminado, llevará petróleo de los campos de Alberta a las refinerías de Texas. En 2015, Obama vetó el proyecto.

El otro oleoducto, el Dakota Access Pipeline, en manos del consorcio Energy Transfer Partners, va de Dakota del Norte a Illinois. Está casi terminado, salvo por un tramo en Dakota del Norte que pasa por debajo del lago Oahe y de tierras sagradas para la tribu sioux de la reserva Standing Rock. Los indígenas lideraron una masiva protesta que llevó a Obama a frenar la construcción hasta definir una nueva ruta.

Los oleoductos despertaron una fuerte resistencia y galvanizaron una nueva coalición ambientalista integrada por tribus indígenas, organizaciones ambientalistas, de derechos civiles y de derechos humanos, políticos y ciudadanos comunes que se unieron para impedir su avance.

Ambos proyectos han sido un símbolo del conflicto entre el uso de combustibles fósiles y la promoción de energías limpias para revertir el calentamiento global.

La movida de Trump recibió elogios de conservadores y de la industria petrolera.

"El presidente Trump ignoró las voces de millones de personas y puso las ganancias de corto plazo de la industria petrolera por delante del futuro de nuestro planeta", afirmó el senador por Vermont, Bernie Sanders, una de las voces opositoras del Congreso.

"Donald Trump ha estado en el cargo sólo cuatro días y ya ha demostrado ser la peligrosa amenaza climática que todos temíamos", dijo Michael Brune, director ejecutivo del Sierra Club, uno de los principales grupos ambientalistas del país.

"Estos importantes proyectos de infraestructura fueron utilizados por intereses especiales para avanzar en su radical agenda antienergética y fueron detenidos innecesariamente en detrimento de los intereses nacionales de Estados Unidos", dijo el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan.

Jack Gerard, presidente y CEO del Instituto Norteamericano del Petróleo, el lobby de las petroleras, le dio la bienvenida al giro pro-energético del gobierno.

Proyectos controvertidos

Keystone XL

Se prevé que este oleoducto transporte 830.000 barriles diarios de petróleo desde Canadá hasta el golfo de México

Dakota Access

Transportará petróleo desde Dakota del Norte hasta un centro de distribución en Illinois; la ruta prevista pasa por la reserva indígena de los sioux

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.