Turquía acentúa el asedioa un bastión kurdo en Siriay lanza el asalto decisivo

Tropas aliadas de los turcos, ayer, en la zona fronteriza con Siria
Tropas aliadas de los turcos, ayer, en la zona fronteriza con Siria Crédito: Anas Alkharboutlli/DPA
Las tropas tomaron sectores de Ras al-Ain, una ciudad clave en su embestida para dominar un corredor de 120 kilómetros
(0)
13 de octubre de 2019  

RAS AL-AIN, Siria.- Turquía acentuó ayer la ofensiva sobre la frontera siria, donde mantuvo el asedio y entró en un sector de la ciudad de Ras al-Ain, donde las milicias kurdas resisten con dificultad en medio del éxodo de decenas de miles de civiles que tratan de escapar de la violencia.

Turquía lleva cuatro días inmersa en una ofensiva transfronteriza contra esas milicias, a pesar de las protestas de Estados Unidos, la ONU y la Unión Europea (UE), y las advertencias de posibles sanciones.

Pero esas quejas no hicieron efecto y los kurdos acusaron ayer una vez más al gobierno de Donald Trump por haber dejado la zona, donde eran aliados, y advirtieron que Estados Unidos tiene la "obligación moral" de salir en su ayuda.

Las fuerzas turcas y sus aliados locales lanzaron el asalto a Ras al-Ain, de la que huyeron prácticamente todos los habitantes. El estruendo de los bombardeos era incesante y los atacantes, armados con lanzacohetes, martillaron sin cesar sobre las defensas kurdas.

Diecinueve civiles murieron en los ataques en esa región fronteriza, según denunció el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), nueve de los cuales fueron "ejecutados en diferentes momentos" por los aliados sirios de los turcos en la cercana ciudad de Tal Abyad.

El Ministerio de Defensa turco afirmó que sus tropas habían tomado Ras al-Ain, con lo que habrían concluido la ofensiva lanzada cuatro días antes sobre la ciudad, pero distintas fuentes lo desmintieron. Según voceros kurdos, el OSDH y periodistas extranjeros en el lugar, los turcos entraron a la ciudad, pero ayer los combates continuaban.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una coalición de árabes y kurdos aliada de Estados Unidos en la lucha contra los extremistas de Estado Islámico (EI), señalaron que "Ras al-Ain sigue resistiendo y los enfrentamientos continúan".

"Las FDS retrocedieron parcialmente por los violentos bombardeos, pero lanzaron un contraataque", agregó la coalición, y llamó a Washington a "asumir su obligación moral" de ayudarlos, y le pidieron el "cierre del espacio aéreo ante la aviación turca".

Turquía quiere expulsar de la frontera a las denominadas Unidades de Protección Popular (YPG) -columna vertebral de la FDS- y apoderarse de una franja de territorio de 120 km de largo y 30 km de profundidad, desde las ciudades de Ras al-Ain hasta Tal Abyad. En total, desde el miércoles las fuerzas kurdas perdieron 27 pueblos.

Desde que empezó el asalto, 81 combatientes kurdos y decenas de civiles perdieron la vida, según el último balance del OSDH, mientras que según la ONU 100.000 personas tuvieron que dejar sus hogares.

Apoyadas por Occidente, sobre todo por Estados Unidos, las FDS eran la punta de lanza contra EI, que fue derrotado en marzo, cuando perdió su último bastión. Tras el anuncio de Trump de la retirada norteamericana, los kurdos calificaron la medida como una "puñalada por la espalda" que le abrió el camino a la ofensiva turca.

Las FDS estimaron además que la operación de Turquía había "revitalizado" a EI y "activado células" jihadistas. Varios países temen también el destino de los miembros de EI detenidos por los kurdos. Por otro lado, se teme un nuevo desastre humanitario en Siria, donde la guerra dejó más de 370.000 muertos y millones de desplazados desde el estallido armado en 2011.

Turquía afirma querer crear una "zona de seguridad" para reubicar a los 3,6 millones de refugiados sirios instalados en su territorio. Pero la ofensiva estaría más bien vinculada a la amenaza que representa para el gobierno turco el movimiento separatista kurdo en su país.

Agencias AFP, DPA y Reuters

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.