Los rebeldes afirman que hay 50.000 muertos en Libia