Un acuerdo con las FARC, lejos de ser garantía del fin de la violencia