El escenario. Un cambio para frenar el descontento